Blogia

ecleSALia del 11/04/07 al 31/07/10

necesario y urgente

16 Tiempo ordinario (C) Lucas 10, 38-42 

NECESARIO Y URGENTE

JOSÉ ANTONIO PAGOLA, vgentza@euskalnet.net

SAN SEBASTIÁN (GUIPUZCOA).

ECLESALIA, 14/07/10.- Mientras el grupo de discípulos sigue su camino, Jesús entra solo en una aldea y se dirige a una casa donde encuentra a dos hermanas a las que quiere mucho. La presencia de su amigo Jesús va a provocar en las mujeres dos reacciones muy diferentes.

María, seguramente la hermana más joven, lo deja todo y se queda «sentada a los pies del Señor». Su única preocupación es escucharle. El evangelista la describe con los rasgos que caracterizan al verdadero discípulo: a los pies del Maestro, atenta a su voz, acogiendo su Palabra y alimentándose de su enseñanza.

La reacción de Marta es diferente. Desde que ha llegado Jesús, no hace sino desvivirse por acogerlo y atenderlo debidamente. Lucas la describe agobiada por múltiples ocupaciones. Desbordada por la situación y dolida con su hermana, expone su queja a Jesús: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano».

Jesús no pierde la paz. Responde a Marta con un cariño grande, repitiendo despacio su nombre; luego, le hace ver que también a él le preocupa su agobio, pero ha de saber que escucharle a él es tan esencial y necesario que a ningún discípulo se le ha de dejar sin su Palabra «Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor y no se la quitarán».

Jesús no critica el servicio de Marta. ¿Cómo lo va a hacer si él mismo está enseñando a todos con su ejemplo a vivir acogiendo, sirviendo y ayudando a los demás? Lo que critica es su modo de trabajar de manera nerviosa, bajo la presión de demasiadas ocupaciones.

Jesús no contrapone la vida activa y la contemplativa, ni la escucha fiel de su Palabra y el compromiso de vivir prácticamente su estilo de entrega a los demás. Alerta más bien del peligro de vivir absorbidos por un exceso de actividad, en agitación interior permanente, apagando en nosotros el Espíritu, contagiando nerviosismo y agobio más que paz y amor.

Apremiados por la disminución de fuerzas, nos estamos habituando a pedir a los cristianos más generosos toda clase de compromisos dentro y fuera de la Iglesia. Si, al mismo tiempo, no les ofrecemos espacios y momentos para conocer a Jesús, escuchar su Palabra y alimentarse de su Evangelio, corremos el riesgo de hacer crecer en la Iglesia la agitación y el nerviosismo, pero no su Espíritu y su paz. Nos podemos encontrar con unas comunidades animadas por funcionarios agobiados, pero no por testigos que irradian el aliento y vida de su Maestro. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

NECESSÁRIO E URGENTE

José Antonio Pagola. Tradução: Antonio Manuel Álvarez Pérez

Enquanto o grupo de discípulos segue o seu caminho, Jesus entra sozinho numa aldeia e dirige-se a uma casa onde se encontram duas irmãs de quem muito gosta. A presença do seu amigo Jesus vai provocar nas mulheres duas reacções muito diferentes.

Maria, seguramente a irmã mais jovem, deixa tudo e se fica «sentada aos pés do Senhor». A sua única preocupação é escutá-Lo. O evangelista descreve-a com os rasgos que caracterizam o verdadeiro discípulo: aos pés do Mestre, atenta à Sua voz, acolhendo a Sua Palavra e alimentando-se dos Seus ensinamentos.

A reacção de Marta é diferente. Desde que chegou Jesus, não faz senão multiplicar-se para acolhe-Lo e atende-Lo devidamente. Lucas descreve-a atarefada por múltiplas ocupações. Sufocada pela situação e magoada com a sua irmã, expõem a sua queixa a Jesus: «Senhor, não Te importa que a minha irmã me tenha deixado só com o serviço? Diz-Lhe que me ajude».

Jesus não perde a paz. Responde a Marta com um grande carinho, repetindo devagar o seu nome; logo, lhe faz ver que também a Ele preocupa a sua agonia, mas tem de saber que escutá-Lo é tão essencial e necessário que a nenhum discípulo deve ficar sem a Sua Palavra «Marta, Marta, andas inquieta e nervosa com tantas coisas; só uma é necessária. Maria escolheu a parte melhor e não lhe a tirarão».

Jesus não critica o serviço de Marta. Como o vai fazer se Ele mesmo está ensinando a todos com o Seu exemplo a viver acolhendo, servindo e ajudando ou outros? O que critica é o seu modo de trabalhar de forma nervosa, debaixo de pressão de demasiadas ocupações.

Jesus não contrapõe a vida activa e a contemplativa, nem a escuta fiel da Sua Palavra e o compromisso de viver praticamente o Seu estilo de entrega ao próximo. Alerta antes para o perigo de viver absorvidos por um excesso de actividade, em agitação interior permanente, apagando em nós o Espírito, contagiando nervosismo e agonia em vez de paz e amor.

Pressionados pela diminuição das força, estamos a habituar-nos a pedir aos cristãos mais generosos todo o tipo de compromissos dentro e fora da Igreja. Se, ao mesmo tempo, não lhes oferecemos espaços e momentos para conhecer Jesus, escutar a Sua Palavra e alimentar-se do Seu Evangelho, corremos o risco de fazer crescer na Igreja a agitação e o nervosismo, mas não o Seu Espírito e a Sua paz. Podemos encontrar-nos com comunidades animadas por funcionários fatigados, mas não por testemunhas que irradiam o alento e a vida do Seu Mestre.

 

NECESSARIO E URGENTE

José Antonio Pagola. Traduzione: Mercedes Cerezo

Mentre il gruppo dei discepoli continua il suo cammino, Gesù entra, da solo, in un villaggio e si dirige verso una casa dove trova due sorelle che ama molto. La presenza dell’amico Gesù provoca nelle due donne reazioni molto diverse.

Maria, certamente la sorella più giovane, lascia tutto e rimane “seduta ai piedi del Signore”. La sua unica preoccupazione è ascoltarlo. L’evangelista la descrive con i tratti che caratterizzano il vero discepolo: ai piedi del Maestro, attenta alla sua voce, accogliendo la sua parola e nutrendosi del suo insegnamento.

La reazione di Marta è diversa. Dal momento dell’arrivo di Gesù, non fa che darsi da fare per accoglierlo e trattarlo debitamente. Luca la descrive sotto il peso di molteplici occupazioni. Sopraffatta dalla situazione e a disagio con sua sorella, espone la sua lamentela a Gesù: “Signore, non t’importa nulla che mia sorella mi abbia lasciata sola a servire? Dille, dunque, che mi aiuti”.

Gesù non si scompone. Risponde a Marta con un affetto grande, ripetendo due volte il suo nome; poi, le fa vedere che anche lui è preoccupato della sua fatica, ma deve sapere che ascoltarlo è tanto essenziale e necessario che nessun discepolo deve rimanere senza la sua parola: «Marta, Marta, tu ti affanni e ti agiti per molte cose, ma di una cosa sola c’è bisogno. Maria ha scelto la parte migliore, che non le sarà tolta “.

Gesù non critica il servizio di Marta. Come potrebbe farlo se lui stesso va insegnando a tutti con il suo esempio a vivere accogliendo, servendo e aiutando gli altri? Quello che critica è il suo modo di lavorare con ansia, oppressa da troppe occupazioni.

Gesù non contrappone la vita attiva e la contemplativa, né l’ascolto fedele della sua Parola e l’impegno a vivere concretamente il suo stile di consegna agli altri. Mette in guardia piuttosto di fronte al pericolo di vivere assorbiti da un eccesso di attività, in permanente agitazione interiore, spegnendo in noi lo Spirito, contagiando nervosismo e affanno piuttosto che pace e amore.

Obbligati dalla diminuzione di forze, ci stiamo abituando a chiedere ai cristiani più generosi ogni genere di impegni dentro e fuori della Chiesa. Se, nello stesso tempo, non offriamo loro spazi e momenti per conoscere Gesù, ascoltare la sua Parola e alimentarsi del suo Evangelo, corriamo il rischio di far crescere nella Chiesa l’agitazione e il nervosismo, ma non il suo Spirito e la sua pace. Possiamo trovare alcune comunità animate da funzionari appesantiti, ma non da testimoni che irradiano il soffio e la vita del loro Maestro.

 

NECESSAIRE ET URGENT

José Antonio Pagola, Traducteur: Carlos Orduna, csv

Pendant que le groupe de disciples suit son chemin, Jésus entre tout seul dans un village et se dirige vers une maison où il trouve deux soeurs qu’il aime beaucoup. La présence de leur ami Jésus provoque chez elles deux réactions très différentes.

Marie, sûrement la plus jeune des soeurs, abandonne tout et reste “assise aux pieds du Seigneur”. Son seul souci c’est de l’écouter. L’évangéliste la décrit en soulignant les traits caractéristiques d’un véritable disciple : aux pieds du Maître, attentive à sa voix, accueillant sa Parole et se nourrissant de son enseignement.

La réaction de Marthe est différente. Dès l’arrivée de Jésus, elle fait tout pour l’accueillir et s’occuper de lui comme il faut. Luc la décrit accablée par de multiples occupations. Débordée par la situation et peinée par sa sœur, elle expose sa plainte à Jésus : « Seigneur, cela ne te fait rien que ma sœur m’ait laissée seule à faire le service ? Dis-lui de me donner un coup de main »

Jésus ne se trouble pas. Il répond à Marthe avec grande affection, en répétant lentement son nom ; ensuite, il lui fait comprendre qu’il est, lui-aussi, préoccupé par son excès de travail et il lui fait savoir que l’écouter, lui, est tellement essentiel et nécessaire qu’aucun disciple doit être privé de sa Parole : « Marthe, Marthe, tu t’agites et tu t’inquiètes pour beaucoup de choses ; une seule est nécessaire. Marie a choisi la meilleur part qui ne lui sera pas enlevée ».

Jésus ne critique pas le service de Marthe. Comment le ferait-il si lui-même est en train d’apprendre à tout le monde, à vivre, à son exemple, en accueillant, en servant et en aidant les autres ? Ce que Jésus critique c’est sa façon de travailler dans la nervosité, sous la pression de trop d’occupations.

Jésus n’est pas en train d’opposer vie active et vie contemplative; ni l’écoute fidèle de sa Parole à l’engagement pratique d’une vie, comme la sienne, donnée aux autres. Il prévient plutôt du danger de vivre absorbés par un excès d’activité, dans un état permanent d’agitation intérieure, en éteignant l’Esprit en nous et en transmettant nervosité et souci plutôt que paix et amour.

Pressés par la diminution de forces, nous sommes en train de nous habituer à demander aux chrétiens les plus généreux, toute sorte d’engagements à l’intérieur et à l’extérieur de l’Eglise. Si nous ne leur offrons pas en même temps des lieux et des temps pour connaître Jésus, pour écouter sa Parole et se nourrir de son Evangile, nous risquons d’augmenter dans l’Eglise l’agitation et la nervosité au lieu de faire grandir son Esprit et sa paix. On pourrait se retrouver avec des communautés animées par des fonctionnaires épuisés et non pas par des témoins rayonnant l’élan et la vie de leur Maître.

 

CONTEMPLATIVE IN ACTION

José Antonio Pagola. Translator: José Antonio Arroyo

While his disciples continued their road journey, Jesús entered a village and went straight to his friends´ home – the house of Mary and Martha. These two sisters of Lazarus, evidently, differed in their personalities and it became apparent in the way they welcomed Jesus.

Mary, apparently the younger sister, left everything she was doing and sat at the feet of Jesus. She was interested in listening to Jesus. Luke describes her like a true disciple: at the feet of her Master, listening to everything he said and attentive to his teachings.

Martha´s reaction, on the other hand, were different. From the moment Jesus arrived, he was all busy trying to make Him feel welcomed and comfortable. Luke says that Martha was all distracted with all the serving…worrying and fretting about so many things.” Too busy and somewhat hurt, Martha complaints to Jesus: “Lord, do you not care that my sister is leaving me to do all the serving by myself? “Please, tell her to help me.”

Jesus listens and understands everything. He addresses her by her name, a sign of affection and respect. He understands her case, but he wants Martha to also realize that there are so many other things that are necessary for true disciples; “Martha, Martha, you worry and fret about so many things, yet few are needed, indeed only one. It is Mary who has chosen the better part; it is not to be taken from her.”

Jesus, of course, does not criticize Martha´s service. How could he do that, after having preached through his example in favour of a life dedicated to service and help to others? What Christ is criticizing is her anxious concern to reach to and accomplish too many things.

Jesus is not setting up action versus contemplation as represented by faithful listening to his Word against a total dedication to the service of others. Jesus warns against the danger of living totally absorbed in excessive activity, and permanently agitated, which stifles the Spirit within us, and causes nervousness and exhaustion, instead of peace and contentment.

Aware as we are of the diminished numbers and strength of our institutions, we are getting used to beg and invite generous Christians and faithful to all kinds of help inside and outside the Church. If, along with such active contribution, we do not offer them space and time to come to know Jesus better and listen to his Word in the Gospel, we run the risk of fostering within the Church a state of agitation and nervous atmosphere, instead of the peace and love intrinsic to the Gospel. We will end having Christian communities run and animated by stressed out leaders, instead of witnesses who reflect the Spirit and the life of their Master.

 

BEHARREZKOA ETA PREMIAZKOA

José Antonio Pagola. Itzultzailea: Dionisio Amundarain

Ikasle-taldea bere bidean aurrera doala, bakarrik sartu da Jesus herrixka batean eta asko maite dituen bi ahizpen etxerantz hartu du. Jesusen aurrean erreakzio desberdinak izan dituzte bi emakume horiek.

Maria –segur aski, bietan gazteena– dena bertan behera utzi eta «Jaunaren oinetan eseri da». Hari entzutea du bere ardura guztia. Benetako ikasleari dagozkion ezaugarriez deskribatu du ebanjelariak Maria: Maisuaren oinetan, hari adi-adi, haren Hitza onartuz eta haren irakaspenaz janarituz.

Bestelakoa izan da Martaren erreakzioa. Jesus iritsi denetik, ekin eta ekin ari da hari harrera ona egin eta behar bezala kasu egiteko. Zeregin askok larriturik deskribatu du Lukasek. Egoerak gaina hartu dio Martari eta, bere ahizparen jarreraz mindurik, honela agertzen dio bere kexua Jesusi: «Jauna, ez al dizu axola ahizpak ni bakarrik utzi izana zerbitzuarekin? Esaiozu lagundu diezadan».

Jesusek ez du galdu horrenbestez bere bakea. Txera handiaz erantzun dio Martari, haren izena errepikatuz; ondoren, ikusarazi dio beretzat ere kezkatzekoa dela haren estutasuna, baina jakin behar duela ezen berari entzutea hain funtsezkoa eta beharrezkoa dela non ikasle bakar bat ere ezin dela utzi bere Hitza gabe: «Marta, Marta, larri eta urduri zabiltza hainbat gauzaren artean; bakarra da beharrezkoa. Alderik onena hautatu du Mariak eta ez dio kenduko inork».

Jesus ez doa Martaren zerbitzuaren aurka. Nola ba? Bera ari baita irakasten guztiei bere etsenpluaz gainerakoei harrera ona, zerbitzua eta laguntza eskainiz bizitzen. Kritikatzen diona lan egiteko era da, hain urduri jardutea, egiteko gehiegiren zamapean.

Jesusek ez ditu kontrajartzen bizitza aktiboa eta kontenplatzailea, , ezta bere hitza leial entzutea eta bera bezala gainerakoei emanik bizitzeko konpromisoa ere. Aitzitik, ekintzaren ekintzapean ito beharrean bizitzearen arriskuaz ohartarazi nahi du, etengabeko barne larridura biziz, norberaren baitan Espiritua itzaliz, bakea eta maitasuna baino gehiago gainerakoei urduritasuna eta estutasuna kutsatuz.

Indarrak gutxituz doazela ikusirik, kristau bihotz-handienei, Eliza barruan eta kanpoan, era guztietako konpromisoak eskatzen ohitzen ari gara. Alabaina, aldi berean, Jesus ezagutzeko, haren Hitza entzuteko eta haren Ebanjelioaz janaritzeko tarteak eta uneak eskaintzen ez badizkiegu, arrisku hau izango dugu: Elizan asaldura eta urduritasuna hazaraztekoa, baina ez Jesusen Espiritua eta bakea. Gerta daiteke, gure elkarteak animatzeko, estutasunak jotako funtzionariok sortuko ditugula, baina ez beren Maisuaren arnasa eta bizia irradiatuko duten testiguak.

 

NECESSARI I URGENT

José Antonio Pagola. Traductor: Francesc Bragulat

Mentre el grup de deixebles segueix el seu camí, Jesús entra només en un petit poble i es dirigeix a una casa on troba dues germanes a qui aprecia molt. La presència del seu amic Jesús provocarà en les dones dues reaccions molt diferents.

Maria, segurament la germana més jove, ho deixa tot i es queda «asseguda als peus del Senyor». La seva única preocupació és escoltar-lo. L'evangelista la descriu amb els trets que caracteritzen el veritable deixeble: als peus del Mestre, atenta a la seva veu, acollint la seva Paraula i alimentant-se del seu ensenyament.

La reacció de la Marta és diferent. Des que ha arribat Jesús, no fa sinó que desviure's per acollir i atendre'l degudament. Lluc la descriu aclaparada per múltiples ocupacions. Desbordada per la situació i dolguda amb la seva germana, exposa la seva queixa a Jesús: «Senyor, ¿no et fa res que la meva germana m'hagi deixat tota sola a fer la feina? Digues-li que em vingui a ajudar».

Jesús no perd la pau. Respon a Marta amb un afecte gran, repetint a poc a poc el seu nom, després, li fa veure que també a ell el preocupa la seva angoixa, però ha de saber que escoltar-lo a ell és tan essencial i necessari que a cap deixeble se l'ha de deixar sense la seva Paraula «Marta, Marta, estàs preocupada i neguitosa per moltes coses, quan només n'hi ha una de necessària. Maria ha escollit la millor part, i no li serà pas presa».

Jesús no critica el servei de la Marta. Per què ho ha de fer si ell mateix està ensenyant a tots amb el seu exemple a viure acollint, servint i ajudant els altres? El que critica és la seva forma de treballar de manera nerviosa, sota la pressió de massa ocupacions.

Jesús no contraposa la vida activa i la contemplativa, ni l'escolta fidel de la seva Paraula i el compromís de viure pràcticament el seu estil de lliurament als altres. Alerta més aviat del perill de viure absorbits per un excés d'activitat, en agitació interior permanent, apagant en nosaltres l'Esperit, contagiant nerviosisme i angoixa més que pau i amor.

Apressats per la disminució de forces, ens estem habituant a demanar als cristians més generosos tota classe de compromisos dins i fora de l'Església. Si, al mateix temps, no els oferim espais i moments per conèixer Jesús, escoltar la seva Paraula i alimentar-se del seu Evangeli, correm el risc de fer créixer en l'Església l'agitació i el nerviosisme, però no el seu Esperit i la seva pau. Ens podem trobar amb unes comunitats animades per funcionaris aclaparats, però no per testimonis que irradien l'alè i vida del seu Mestre.

 

NECESARIO E URXENTE

José Antonio Pagola. Traduciu: Xaquín Campo

Mentres o grupo de discípulos segue o seu camiño, Xesús entra só nunha aldea e diríxese a unha casa onde atopa dúas irmás ás que quere moito. A presenza do seu amigo Xesús vai provocar nas mulleres dúas reacións ben diferentes.

María, seguramente a irmá máis nova, deixa todo e fica «sentada aos pés do Señor». A súa única preocupación é escoitalo. O evanxelista descríbea cos trazos que caracterizan ao verdadeiro discípulo: Aos pés do Mestre, atenta á súa voz, acollendo a súa Palabra e alimentándose do seu ensino.

A reación de Marta é moi diferente. Dende que chegou Xesús, non fai senón afanarse por acollelo e atendelo debidamente. Lucas descríbea sufocada por múltiples ocupacións. Desbordada pola situación e moi doída coa súa irmá, expónlle a súa queixa a Xesús: «Señor, é que non che importa que a miña irmá me deixara soa co servizo? Dille que me bote unha man!».

Xesús non perde a paz. Respóndelle a Marta cun cariño grande, repetindo devagar o seu nome; logo, faille ver que a el tamén lle preocupa a angustia dela, pero ten de saber que escoitalo a el é tan esencial e necesario, que a ningún discípulo se lle pode deixar sen a súa Palabra: «Marta, Marta, andas inqueda e nerviosa con tantas cousas; só unha é necesaria. María escolleu a parte mellor e non lla quitarán».

Xesús non critica o servizo de Marta. Como vai facer tal, cando el mesmo está a ensinar a todos, co seu exemplo, a viviren acollendo, servindo e axudando aos demais? O que critica é o modo de traballar dela, aquel xeito nervioso, baixo a presión de demasiadas ocupacións.

Xesús non contrapón a vida activa e a contemplativa, nin a escoita fiel da súa Palabra nin o compromiso de vivir practicamente o seu estilo de entrega aos demais. Alerta máis ben do perigo de vivirmos absorbidos por un exceso de actividade, nunha axitación interior permanente, apagando en nós o Espírito, contaxiando nerviosismo e angustia máis do que paz e amor.

Premidos pola diminución de forzas, estámonos a habituar a pedirmos aos cristiáns máis xenerosos toda clase de compromisos dentro e fóra da Igrexa. Se, ao mesmo tempo, non lles ofrecemos espazos e momentos para coñeceren a Xesús, escoitaren a súa Palabra e alimentárense do seu Evanxeo, corremos o risco de facermos medrar na Igrexa a axitación e o nerviosismo, pero non o seu Espírito e a su paz. Mesmo nos podemos encontrar cunhas comunidades animadas por funcionarios agoniados, pero non por testemuñas que irradian o alento e a vida do seu Mestre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

otros goles

OTROS GOLES

KOLDO ALDAI, koldo@portaldorado.com

ARTAZA (NAVARRA).

  

 

ECLESALIA, 12/07/10.- Dicen los comentaristas deportivos que goleó con el corazón, con el alma de todo un país. ¿Quién movió el pie de Iniesta? ¿Solo, el propio delantero, o con el apoyo de los millones de españoles que corrían con él, que insuflaban al futbolista y a su equipo ánimo en su espíritu, fuerza en sus músculos, precisión en sus movimientos? Adquirimos una fuerza impresionante cuando juntos/as apostamos por metas colectivas.

¿Y si nuestros balones volaran más alto? ¿Y si colocáramos más arriba nuestras aspiraciones, nuestras porterías? Hemos de batirnos también en otros campos, sobre otras alfombras, ante otras redes… ¿Y si el sueño de “la roja” fuera más ancho? ¿Y si, tras haber logrado el mundial, ese desbordante caudal de energía colectiva nos siguiera acompañando tras otras metas? ¿Y si la verdadera batalla no fuera contra los de naranja? ¿Y si tuviera más que ver con mejoras globales, con dignificar y elevar la vida en todas sus manifestaciones?

El entusiasmo mantiene vivos a los pueblos, pero un campo de fútbol, por muchas cámaras que se le echen encima, es un espacio muy limitado. La palabra “entusiasmo” viene precisamente de “en-theos”, que significa “lleno de Dios”. Cuando somos “en theos” podemos cumplir imposibles. Vivimos un entusiasmo colectivo que nos ha proporcionado “una roja” campeona, pero dicen que en realidad ese Dios del coraje sin fondo está con nosotros en todos los “choques” que merecen la pena, en todos los desafíos nobles, por difíciles que se manifiesten.

El mundo no cambiará por más balones que se encajen en una u otra portería. Pero todo este “ensayo” del mundial nos ha servido para vivir la experiencia del entusiasmo colectivo. Sudáfrica fue sólo laboratorio. Ahora tocan otros tantos, ahora llegamos a las auténticas finales. Ahora toca gol al hambre, a la explotación, al armamentismo…, cabezazos de muerte a la violencia, a la división, al odio… Ahora toca el “A por ellos” de verdad…, a por la miseria, la enfermedad, el analfabetismo, la degradación de la Tierra… ¿Cuánto mundial aún por jugar? ¿Cuánto gol aún por marcar? El domingo por la noche, los españoles recibimos un hermoso regalo, pero todos merecemos un trozo de gloria, el gozo de constatar que nuestro equipo, por nombre Humanidad, también progresa. Todos somos seguidores de ese gran Club de 6.000 millones de socios. Medien o no brillantes patadas, todos merecemos alzar una copa de victoria.

La dignidad antecede a la gloria. Todos sin exclusión alguna la meritamos, dignidad de todos los niños de la tierra que bien de mañana cogen cuadernos y libros y marchan hacia una pizarra, la dignidad de todas las mujeres de todas las latitudes por fin respetadas y honradas; de todos trabajadores y trabajadoras recompensados con justicia en su tajo; la dignidad de todos los hogares con un pan en su mesa; la dignidad de todos los seres, de todos los pueblos por fin considerados, por fin libres… He ahí sólo algunos goles que nos aguardan.

Mantener el ardor colectivo nos permite atender otros retos. El Dios de la vida y el entusiasmo, el Dios de la fuerza y la bondad infinitas, “que los hombres distintos llamamos con distintos nombres” (Lanza de Vasto), siempre está con nosotros, cuando nuestros balones cobran altura y nuestras porterías también se elevan.

Reciclemos pues ese coraje grupal. Vayamos juntos a por otros goles. Vayamos a por una gloria que vista todos los colores, que campe en todas las geografías; una gloria que no se acabe en una orgía de cuestionable gusto en las céntrica fuentes de unas ciudades eventualmente dichosas; gloria que perdure, gloria eterna de todos los hombres y mujeres de la tierra compartiendo y cooperando, viviendo en auténtica paz, en genuina fraternidad.

Ficción de deporte y cerveza a granel, cuando la realidad permita todo el juego, cuando la explotación y el horror sean derrotados. Mientras tanto, no decaiga la ilusión, no nos abandone el entusiasmo. ¡Juntos podemos! Ese Dios sin nombre, ese Dios con todos los nombres, afina nuestro tiro ante las mentadas y urgentes porterías. Hay camisetas para todos. Sudemos batallas verdaderas, penaltys que harán historia. Saltemos juntos a la causa común, al campo ineludible, mañana puede ser demasiado tarde. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

fiare banca ética

FIARE BANCA ÉTICA

Tomando el control de nuestro dinero

ALBERTO PUYO y TOÑO MARTÍNEZ, tonnomartinez@gmail.com

MADRID.

 

ECLESALIA, 09/07/10.-  Nos gustaría empezar este artículo con un grito de alegría no exento de cierto amargor, ¡teníamos razón!

El sistema financiero existente hasta la fecha basado solamente en parámetros de crecimiento de balances, rentabilidad económica y beneficios exponenciales, no era coherente con la propia esencia de las personas, ni con un entorno de ciudadanos en el que nuestros actos tienen repercusiones sobre muchas otras personas cerca (y cada vez más lejos gracias a la globalización).

Al final el sistema económico-financiero ha hecho aguas. Ahora estamos intentando solucionarlo con parches temporales (inyecciones de dinero en bancos, inversión públicas, subsidios incontrolados) con la esperanza que todo vuelva a su cauce poco a poco, confiando de nuevo sólo en la lógica del mercado. Pero la solución no puede estar en la misma causa del problema; hay algo que chirría fuerte en este razonamiento.

Esto nos debería llevar a volver a tomar el control sobre nuestras decisiones financieras, ser responsables no solo en nuestro consumo de productos tangibles: comercio justo y consumo ecológico, sino también en nuestro consumo de productos financieros. Solo de esta forma, tomando el control de nuestras decisiones, tomaremos el control de la economía y podremos encontrar un sistema económico nuevo que soslaye los inconvenientes del capitalismo de libre mercado.

Este razonamiento se sustenta no solo desde un punto de vista racional y de propuesta ideológica, sino también desde un punto de vista moral. Desde una moral cristiana en el que el mensaje de la justicia social impregna el Evangelio (“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados”), debemos plantearnos cómo conseguir esa transformación para alcanzar la justicia social. Insistamos, no solo es una necesidad racional producto del desenlace de esta crisis, también es una necesidad moral que deberíamos asumir los cristianos, ahora más que nunca.

Si buscamos la construcción del Reino en este mundo hay que empezar por aquellas cosas que están a nuestro alcance, qué consumimos, a quién apoyamos y dónde invertimos nuestro dinero.

Sería pretencioso pretender tener la solución para esta crisis desde esta tribuna. Lo que si podemos afirmar es que conocemos, y ya existen, algunos instrumentos para salir del círculo del consumismo en el que estábamos y aplicar una visión cristiana y coherente con la construcción del Reino que los cristianos perseguimos. Tomemos las riendas de nuestras finanzas. Construyamos un mundo más justo también con nuestro dinero.

Se trata, en definitiva, poner en sintonía nuestro dinero y nuestro corazón y aplicar al uso del dinero los criterios que aplicamos a otras cosas que hacemos en nuestra vida cotidiana. En nuestro quehacer diario intentamos construir una sociedad más justa junto con las personas de nuestro alrededor, y nos implicamos en organizaciones e iniciativas que ya funcionan, o las creamos si es necesario. ¿Por qué entonces no nos vamos a plantear que el dinero que ahorramos o que depositamos en entidades financieras se utilice para apoyar estas iniciativas y organizaciones? Y, si no existe esa alternativa, intentemos crearla.

Una alternativa hoy en día son las Entidades Financieras Éticas. Bancos que cumpliendo con todos los requisitos legales y de solvencia, al igual que los demás bancos y cajas de ahorros, tienen como base de su funcionamiento un uso ético y responsable del dinero que sus clientes.

De esta forma se cumple el doble objetivo de: 1) dar una alternativa a aquellos ahorradores o simplemente clientes de entidades financieras que queremos que nuestro dinero sea utilizado para financiar empresas y actividades que promuevan la justicia social o el necesario desarrollo de los países del Sur, y que sean respetuosas con el medio ambiente; y 2) financiar exclusivamente actividades que generen un valor social para nuestro entorno, ya sea desde la mejora del medio ambiente, un comercio más justo o la mejora de las condiciones de los más necesitados cerca de nosotros o en países lejanos.

Es la vuelta a la esencia de la Banca, recoger el dinero de los ahorradores, remunerarlo, y prestar ese dinero con un diferencial de interés que genere una liquidez suficiente para mantener la actividad. Tan sencillo… ¡y a veces lo complican tanto!

Desde FIARE Banca Ética se cumplen estas premisas aportando una alternativa seria para aquellas familias y entidades que quieren conocer dónde depositan su dinero, a qué actividades se va a prestar y que sólo van a ser actividades que buscan avanzar en la transformación social. Toda decisión de financiación pasa el doble control de una comisión de riesgos (control económico-financiero) y una comisión de evaluación ético-social (control ético). Además, todas las financiaciones aprobadas se publican en las memorias y en la página de web, como uno de los elementos de transparencia de la entidad.

FIARE Banca Ética incorpora además algunos elementos que completan la opción de toma de control por parte de las personas de sus decisiones financieras: el trabajo en red y la organización democrática. FIARE Banca Ética está promovida actualmente por más de 300 entidades sociales de casi toda España, entidades que están trabajando día a día por construir alternativas sociales, tejiendo redes densas. Son estas entidades, junto a muchas personas, quienes están participando como socios del proyecto FIARE Banca Ética (ya somos más de 1.000 personas y entidades las que han aportado capital social, y esperamos crecer bastante más). Esto aporta un valor añadido, al ser los propios actores los que toman las decisiones sobre cómo quieren construir y organizar esta entidad, tomando las decisiones democráticamente con la participación de todos los socios. Este es un instrumento más, para la toma de control sobre nuestras decisiones, tal y como comentábamos al principio.

De esta forma, con una pequeña aportación al capital de la entidad (desde 300 € las personas físicas y 600 € las entidades no lucrativas) se consigue formar parte del proyecto, pudiendo participar en la toma de decisiones. También se puede apoyar el proyecto haciéndose cliente, tanto invirtiendo los ahorros con plena seguridad, como demandando financiación. Por cierto, la entidad no tiene morosidad y tiene amplia disponibilidad de capital para prestar, dos elementos más, derivados de una gestión responsable, y excepcionales en el momento actual del mercado.

Existen otras alternativas en la banca ética en España como Triodos, pero es la dimensión participativa en las decisiones y gestión, y de trabajo en RED de FIARE Banca Ética lo que acerca más el proyecto FIARE a los valores y conceptos que hemos expuesto en este artículo.

En definitiva FIARE Banca Ética es una entidad que funciona con criterios éticos y que busca la transformación social en función de la justicia, en armonía con los valores cristianos que promovemos los seguidores de Jesús.

Os invitamos a conocer más de este proyecto en www.proyectofiare.com donde podéis ver los puntos de contacto para poder haceros clientes (depositando dinero o solicitando financiación), o información de cómo haceros socios a través de las asociaciones territoriales que canalizan la participación social. También se puede contactar en el correo info@proyectofiare.com (oficina principal, en Bilbao) y en los correos de las asociaciones territoriales (por ejemplo, fiarezc@proyectofiare.com Asociación Fiare Zona Centro, en Madrid y Castilla-La Mancha). (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

listos para continuar

LISTOS PARA CONTINUAR

‘Entre ustedes ya no hay judío ni griego; ya no hay esclavo ni libre; ya no hay varón ni mujer, pues todos son uno solo en Cristo Jesús (Gal 3,28)’

MISIONERAS Y MISIONEROS PERTENECIENTES A LA CONFERENCIA DE RELIGIOSOS DE PERÚ, confer@speedy.com.pe 06/07/10

LIMA (PERÚ).

 

ECLESALIA, 08/07/10.- Del mismo modo que en la Iglesia Católica no hacemos diferencia entre ricos y pobres, doctores o analfabetos, ciudadanos de las grandes urbes de la costa e indígenas de la Amazonía, tampoco cuando nos comprometemos en beneficio de nuestro país distinguimos entre los nacidos en esta tierra de los venidos de otros países. En cuanto a la misión de la Iglesia no nos fijamos en el lugar del nacimiento sino en la generosidad e identificación con la cultura local. Por lo tanto la Vida Religiosa Peruana apostólica es una activa y eficiente presencia no sólo de religiosos y religiosas nacidos en el Perú, sino de un vasto número de religiosos y religiosas extranjeros que quieren al país tanto o más que los peruanos y que ofrecen un servicio invalorable en los campos de la educación, salud, organización social y evangelización.

Por estos motivos la Conferencia de Religiosos del Perú expresa su indignación ante la expulsión de nuestro país del religioso británico Paul Mcauley de la Congregación de Hermanos de La Salle. El hermano Paul ha prestado servicios invalorables en el campo de la educación en sectores de la sociedad donde el Estado está ausente. Nos parece doloroso que su compromiso con las minorías y con nuestra la Iglesia que promueve la protección de la creación, hayan sido consideradas pruebas suficientes de que su presencia en nuestra patria resulte incómoda y perturbadora para el gobierno.

El acto de expulsión, explicado por el Gobierno, estaría revestido de toda legalidad: un extranjero no puede comprometerse en situaciones que alteren la estabilidad del pueblo peruano. Con la misma lógica podríamos preguntarnos por la legalidad de muchas de las compañías mineras actuando en abierto y descarado perjuicio de nuestro territorio y la vida de sus habitantes. Por lo tanto nuestra indignación es doble ya que la medida de expulsión no corresponde a la autoridad moral que ha demostrado el Gobierno en el manejo del tema ambiental y la protección de los grupos aborígenes de nuestra patria, temas que el hermano Paul Mcauley ha cultivado con sabiduría, coraje y cariño durante la última década.

La expulsión del hermano Paul es sentida por los miles de religiosos peruanos como una seria afrenta a nuestra misión, cumplida en fidelidad a Cristo; también constituye un grave atentado contra la democracia en el país y contra el convenio que el Estado Peruano y la Santa Sede suscribieron hace años. Los religiosos y religiosas en el Perú somos un cuerpo único extendido en nuestro territorio (peruano), uno de cuyos miembros ya no puede estar con nosotros por decisión del Gobierno. Siguiendo la labor del hermano Paul estamos de pie muchos religiosos, peruanos y extranjeros, listos para continuar siendo una presencia incómoda mientras la codicia de los poderes económicos se cierna sobre los habitantes y el territorio de nuestra Amazonía. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

haz tú lo mismo

15 Tiempo ordinario (C) Lucas 10, 25-37 

HAZ TÚ LO MISMO

JOSÉ ANTONIO PAGOLA, vgentza@euskalnet.net

SAN SEBASTIÁN (GUIPUZCOA).

 

ECLESALIA, 07/07/10.- Para no salir malparado de una conversación con Jesús, un maestro de la ley termina preguntándole: «Y ¿quién es mi prójimo?». Es la pregunta de quien sólo se preocupa de cumplir la ley. Le interesa saber a quién debe amar y a quién puede excluir de su amor. No piensa en los sufrimientos de la gente.

Jesús, que vive aliviando el sufrimiento de quienes encuentra en su camino, rompiendo si hace falta la ley del sábado o las normas de pureza, le responde con un relato que denuncia de manera provocativa todo legalismo religioso que ignore el amor al necesitado.

En el camino que baja de Jerusalén a Jericó, un hombre ha sido asaltado por unos bandidos. Agredido y despojado de todo, queda en la cuneta medio muerto, abandonado a su suerte. No sabemos quién es. Sólo que es un «hombre». Podría ser cualquiera de nosotros. Cualquier ser humano abatido por la violencia, la enfermedad, la desgracia o la desesperanza.

«Por casualidad» aparece por el camino un sacerdote. El texto indica que es por azar, como si nada tuviera que ver allí un hombre dedicado al culto. Lo suyo no es bajar hasta los heridos que están en las cunetas. Su lugar es el templo. Su ocupación, las celebraciones sagradas. Cuando llega a la altura del herido, «lo ve, da un rodeo y pasa de largo».

Su falta de compasión no es sólo una reacción personal, pues también un levita del templo que pasa junto al herido «hace lo mismo». Es más bien una actitud y un peligro que acecha a quienes se dedican al mundo de lo sagrado: vivir lejos del mundo real donde la gente lucha, trabaja y sufre.

Cuando la religión no está centrada en un Dios, Amigo de la vida y Padre de los que sufren, el culto sagrado puede convertirse en una experiencia que distancia de la vida profana, preserva del contacto directo con el sufrimiento de las gentes y nos hace caminar sin reaccionar ante los heridos que vemos en las cunetas. Según Jesús, no son los hombres del culto los que mejor nos pueden indicar cómo hemos de tratar a los que sufren, sino las personas que tienen corazón.

Por el camino llega un samaritano. No viene del templo. No pertenece siquiera al pueblo elegido de Israel. Vive dedicado a algo tan poco sagrado como su pequeño negocio de comerciante. Pero, cuando ve al herido, no se pregunta si es prójimo o no. Se conmueve y hace por él todo lo que puede. Es a éste a quien hemos de imitar. Así dice Jesús al legista: «Vete y haz tú lo mismo». ¿A quién imitaremos al encontrarnos en nuestro camino con las víctimas más golpeadas por la crisis económica de nuestros días? (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia). 

 

FAZ TU O MESMO

José Antonio Pagola. Tradução: Antonio Manuel Álvarez Pérez

Para não ficar mal numa conversa com Jesus, um mestre da lei termina preguntando-Lhe: «E quem é o meu próximo?». É a pergunta de quem só se preocupa em cumprir a lei. Interessa-Lhe saber a quem deve amar e a quem pode excluir do seu amor. Não pensa no sofrimento das pessoas.

Jesus, que vive aliviando o sofrimento de quem encontra no Seu caminho, quebrando se necessário a lei do sábado ou as normas de pureza, responde-lhe com um relato que denuncia de forma provocadora todo legalismo religioso que ignora o amor ao necessitado.

No caminho que desce de Jerusalém para Jericó, um homem foi assaltado por uns bandidos. Agredido e despojado de tudo, fica na estrada meio morto, abandonado à sua sorte. Não sabemos quem é. Só que é um «homem». Podia ser qualquer um de nós. Qualquer ser humano abatido pela violência, a doença, a desgraça ou o desespero.

«Por acaso» aparece pelo caminho um sacerdote. O texto indica que é por azar, como si nada tivesse que ver alí um homem dedicado ao culto. O seu não é descer até aos feridos que estão nas estrada. O seu lugar é no templo. A sua ocupação, as celebrações sagradas. Quando chega junto ao ferido, «vê-o, dá a volta e passa ao largo».

A sua falta de compaixão não é só uma reacção pessoal, pois também um levita do templo que passa junto ao ferido «faz o mesmo». É uma atitude e um perigo que afecta a quem se dedica ao mundo do sagrado: viver longe do mundo real onde as pessoas lutam, trabalham e sofrem.

Quando a religião não está centrada em Deus, Amigo da vida e Pai dos que sofrem, o culto sagrado pode converter-se numa experiência que distância da vida profana, preserva do contacto directo com o sofrimento das pessoas e nos faz caminhar sem reacção ante os feridos que vemos nas estradas. Segundo Jesus, não são os homens do culto os que melhor nos podem indicar como temos de tratar os que sofrem, mas as pessoas que têm coração.

Pelo caminho chega um samaritano. Não vem do templo. Não pertence sequer ao povo eleito de Israel. Vive dedicado a algo tão pouco sagrado como o seu pequeno negócio de comerciante. Mas, quando vê o ferido, não se pergunta se é o próximo ou não. Comove-se e faz por ele tudo o que pode. É a quem temos de imitar. Assim diz Jesus ao legalista: «Vai e faz o mesmo». A quem imitaremos ao encontrar-nos no nosso caminho com as vítimas mais golpeadas pela crise económica dos nossos dias?

 

ANCHE TU FA’ COSÌ

José Antonio Pagola. Traduzione: Mercedes Cerezo

Per non uscire male da una conversazione con Gesù, un maestro della legge conclude chiedendogli: “E chi è il mio prossimo?” È la domanda di chi si preoccupa soltanto di compiere la legge. Gli interessa sapere chi deve amare e chi può escludere dal suo amore. Non pensa alle sofferenze della gente.

Gesù, che vive alleviando la sofferenza di chi incontra nel suo cammino, infrangendo, se è necessario, la legge del sabato o le norme di purità, gli risponde con un racconto che denuncia, in maniera provocatoria, ogni legalismo religioso che ignora l’amore di chi è nel bisogno.

Sulla strada che scende da Gerusalemme a Gerico, un uomo è stato assalito dai briganti. Aggredito e spogliato di tutto, rimane sul ciglio della strada mezzo morto, abbandonato alla sua sorte. Non sappiamo chi è. Solo che è un “uomo”. Potrebbe essere chiunque di noi. Qualsiasi essere umano colpito dalla violenza, dall’infermità, dalla disgrazia o dalla disperazione.

“Per caso” appare sulla strada un sacerdote. Il testo dice che è per caso, come se non avesse niente a che fare lì un uomo dedicato al culto. Il suo compito non è scendere fino ai feriti che sono sul ciglio delle strade. Il suo posto è il tempio. La sua occupazione le sacre celebrazioni. Quando arriva all’altezza del ferito, “lo vide e passò oltre”.

La sua mancanza di compassione non è solo una reazione personale, perché anche un levita del tempio, che passa accanto al ferito, “fa lo stesso”. È piuttosto un atteggiamento e un pericolo che minaccia quelli che si dedicano al mondo del sacro: vivere lontano dal mondo reale, dove la gente lotta, lavora e soffre.

Quando la religione non ha il suo centro in un Dio, Amico della vita e Padre di quelli che soffrono, il culto sacro può diventare un’esperienza che allontana dalla vita profana, preserva dal contatto diretto con la sofferenza della gente e ci fa proseguire senza scomporsi di fronte ai feriti che vediamo sui cigli della strada. Secondo Gesù non sono gli uomini del culto quelli che meglio ci possono indicare come dobbiamo trattare quelli che soffrono, ma le persone che hanno cuore.

Sulla via arriva un samaritano. Non viene dal tempio. Non appartiene nemmeno al popolo eletto di Israele. Vive dedicandosi a qualcosa di così poco sacro come il suo piccolo negozio di commerciante. Però, quando vede il ferito, non si chiede se è prossimo o no. Si commuove e fa per lui tutto quello che può. È costui che dobbiamo imitare. Così dice Gesù al dottore della legge: “Va’ e anche tu fa’ così”. Chi imiteremmo nell’incontrare sul nostro cammino le vittime più colpite dalla crisi economica dei nostri giorni?

 

TOI, FAIS DE MEME!

José Antonio Pagola, Traducteur: Carlos Orduna, csv

Pour sauver la face, à la fin de sa conversation avec Jésus, un docteur de la loi lui demande: “Et qui est mon prochain?”. C’est la question de quelqu’un qui ne s’occupe que d’observer la loi. Il veut savoir qui il doit aimer et qui peut être exclu de son amour. Il ne pense pas aux souffrances des gens.

Jésus, qui passe sa vie à soulager la souffrance de ceux qu’il croise sur son chemin, en transgressant même, s’il le faut, la loi du sabbat et les normes de pureté, lui répond avec un récit qui dénonce de façon provocatrice tout légalisme religieux qui ignorerait l’amour des nécessiteux.

Sur le chemin qui descend de Jérusalem à Jéricho, un homme a été attaqué par des bandits. Agressé et dépouillé de tout, il gît dans le fossé à moitié mort, livré à son sort. Nous ignorons qui il est. Nous savons seulement qu’il s’agit d’un « homme ». Ce pourrait être n’importe qui parmi nous. Tout être humain abattu par la violence, par la maladie, le malheur ou le désespoir.

“Par hasard” surgit sur le chemin un prêtre. Le texte souligne que c’est «par hasard », comme si un homme consacré au culte n’avait rien à faire dans ce lieu-là. Ce qui lui est propre ce n’est pas de s’abaisser jusqu’aux blessés qui gisent dans les fossés. Son lieu à lui c’est le temple. Son occupation, les célébrations sacrées. Lorsqu’il arrive à la hauteur du blessé, « il le voit, fait un détour et suit son chemin ».

Son manque de compassion n’est pas seulement une réaction personnelle, puisqu’un lévite du temple qui passe près du blessé, « fait de même ». C’est plutôt une attitude et un danger qui guette ceux qui se dévouent au monde du sacré : vivre loin du monde réel, là où les gens luttent, travaillent et souffrent.

Lorsque la religion n’est pas centrée sur un Dieu, Ami de la vie et Père de ceux qui souffrent, le culte sacré peut devenir une expérience qui éloigne de la vie profane, qui empêche le contact direct avec la souffrance des gens et qui nous empêche de réagir devant les blessés que nous voyons dans les fossés. D’après Jésus, ce ne sont pas les hommes du culte qui peuvent le mieux nous indiquer comment nous devons traiter ceux qui souffrent, mais les personnes qui ont du cœur.

Arrive sur le chemin un samaritain. Il ne vient pas du temple. Il n’appartient même pas au peuple élu d’Israël. Il vit d’ une activité si peu sacrée que l’est sa petite affaire de commerçant. Mais lorsqu’il aperçoit le blessé, il ne se demande pas s’il est son prochain ou pas. Il s’émeut et fait pour lui tout ce qu’il peut. C’est celui-là qu’il nous faut imiter. Jésus le dit au légiste : « Va et toi, fais de même ». Qui allons-nous imiter lorsque nous rencontrerons sur notre chemin les victimes les plus frappées par la crise économique de nos jours ?

 

DO LIKEWISE

José Antonio Pagola. Translator: José Antonio Arroyo

When the Scribe who had questioned Jesús about the law was reminded about what scriptures had to say with regard to love of God and neighbour, the Scribe further asked, “And who is my neighbour?” Such question can come from someone who is only worried about fulfilling the letter of the law.

He only wants to know who must be loved – and who can be forgotten. He is not interested in the needs or sufferings of people.

Jesus, who has been healing and doing good to everyone he found during his travels, even on a Sabbath or when the purification laws dictated otherwise, replies to the Scribe with a story that clearly denounced the religious legalism and practices that forgot altogether the love of neighbour and the downtrodden.

On the way from Jerusalem to Jericho, a man was assaulted by robbers. He was beaten and robbed of everything he had, and left half dead by the roadside, abandoned to his fate. His identity is unknown. He was a man. He could have been anyone of us: any human being, victim of violence, illness, ill luck or just despair.

By chance, a priest happened to pass that way. The gospel text says, he happened to come along that road as if to imply that priests normally would not be expected to take those roads: temple priests would normally not be expected to look after beggars and people in the streets. Their duty was to be in the temple, looking after all religious celebrations. When he came close to the wounded man, “he saw, went by and continued walking along.”

His evident lack of compassion was not his own personal reaction, because a temple Levite that went by the wounded man soon after, did the same thing. It seems to be a common attitude and a danger of people dedicated to look after the sacred duties: a certain detachment from the real world of the people who struggle, work and suffer.

When religion does not centre on God, the Friend of Life and the father of those who suffer, sacred worship can become an experience that stays far from the common living, and stays away from direct contact with the suffering people.

 

EGIZU ZUK ERE BESTE HORRENBESTE

José Antonio Pagola. Itzultzailea: Dionisio Amundarain

Jesusekin izandako solasaldi batean lotsagarri ez gelditzeko, lege-maisu batek galdetzen dio: «Eta zein da nire lagun hurkoa?» Legea betetze hutsaz arduratzen den baten galdera da. Zein maitatu behar duen zaio axola eta zein baztertu. Bost axola zaio jendearen sufrimendua.

Jesus, berriz, bidean aurkitzen duen jendearen sufrimendua nola arinduko dabil, larunbatari buruzko legea eta garbitasun-arauak hautsi behar baditu ere. Eta premian denarekiko maitasunaz ahazten den legekeria erlijioso oro era probokatzailean salatzen duen kontakizun batez erantzuten dio.

Jerusalemdik behera Jerikora doan bidean, gizon bat lapurrek azpian hartu zuten. Erasorik eta zeraman guztiaz gabeturik, bide-bazterrean gelditu zen erdi hilik, bere zorian bakarrik. Ez dakigu zein den. Soilik, «gizon» bat dela. Gutako nornahi izan zitekean. Bortxakeriak, gaixotasunak, zoritxarrak edo etsipenak jotako edozein gizaki.

«Halabeharrez» apaiz bat agertu da bide berean. “Halabeharrez” izan dela dio testuak, kultuari emana den gizon batek auzi hartan zerikusirik ez balu bezala. Kultu-gizonari ez dagokio, nonbait, bide-bazterrean zauritua den pertsona baten ondora hurbiltzea. Tenplua du halakoak bere tokia, nonbait. Zaurituaren parera iristean, «hura ikusi, itzulinguru bat egin eta aurrera doa».

Haren erruki falta ez da soilik jarrera pertsonala, zeren zaurituaren ondotik igaro den tenpluko levitar batek ere «gauza bera egiten baitu». Jarrera pertsonala baino gehiago, sakratuaren munduari emanak direnek duten arriskua da: jendeak borroka egiten duen, sufritzen duen, lan egiten duen egiazko mundutik urrun bizitzeko arriskua.

Erlijioak erdigune Jainkoa, biziaren Adiskide hori, sufritzen dutenen Aita den hori ez duenean, erlijio hartako kultu sakratua bizitza profanotik apartarazten duen esperientzia bihur daiteke, jendearen sufrimenduarekin zuzeneko harremanak izatetik apartarazten duen esperientzia, bide-bazterrean ikusten dugun zaurituari kasurik egin gabe aurrera joarazten digun esperientzia. Jesusen arabera, ez dira kultu-gizonak hobekien adierazten ahal digutenak nolako tratatua eman sufritzen ari direnei, baizik bihotz ona duten pertsonak.

Bide berean hor dator samariar bat ere. Ez dator tenplutik. Ez da Israel herri hautatuko kidea ere. Hain sakratutasun-kutsu koxkorra duen bere merkatari-negozio txikiari emana da. Halere, zauritua ikusi duelarik, ez da hasi lagun hurkoa den ala ez galdezka. Errukitu eta ahal duen laguntasun guztia eskaini dio. Hau da imitatu beharrekoa. Hala dio Jesusek lege-gizonari: «Zoaz eta egizu zuk ere beste horrenbeste». Zein imitatuko dugu geure bidean gure egun hauetako ekonomi krisiak jotako biktimekin topo eginen dugunean?

 

TU FES IGUAL

José Antonio Pagola. Traductor: Francesc Bragulat

Per no sortir malparat d'una conversa amb Jesús, un mestre de la llei acaba preguntant-li: «I qui són els altres que haig d'estimar?». És la pregunta de qui només es preocupa de complir la llei. Li interessa saber qui ha d'estimar i qui pot excloure del seu amor. No pensa en els sofriments de la gent.

Jesús, que viu alleujant el patiment dels qui troba en el seu camí, trencant si cal la llei del dissabte o les normes de puresa, li respon amb un relat que denuncia de manera provocativa tot legalisme religiós que ignori l'amor al necessitat.

En el camí que baixa de Jerusalem a Jericó, un home ha estat assaltat per uns bandits. Agredit i despullat de tot, queda a la cuneta mig mort, abandonat a la seva sort. No sabem qui és. Només que és un «home».Podria ser qualsevol de nosaltres. Qualsevol ésser humà abatut per la violència, la malaltia, la desgràcia o la desesperança.

«Casualment» apareix pel camí un sacerdot. El text indica que és per atzar, com si res tingués a veure allà un home dedicat al culte. El seu no és baixar fins als ferits que són a les cunetes. El seu lloc és el temple. La seva ocupació, les celebracions sagrades. Quan arriba a l'alçada del ferit, «el veié, passà de llarg per l'altra banda».

La seva falta de compassió no és només una reacció personal, ja que també un levita del temple que passa pel costat del ferit «fa igualment». És més aviat una actitud i un perill que amenaça els qui es dediquen al món del sagrat: viure lluny del món real on la gent lluita, treballa i pateix.

Quan la religió no està centrada en un Déu, Amic de la vida i Pare dels que pateixen, el culte sagrat pot convertir-se en una experiència que distancia de la vida profana, preserva del contacte directe amb el patiment de la gent i ens fa caminar sense reaccionar davant els ferits que veiem a les cunetes. Segons Jesús, no són els homes del culte els qui millor ens poden indicar com hem de tractar els que pateixen, sinó les persones que tenen cor.

Pel camí arriba un samarità. No ve del temple. Ni tampoc pertany al poble elegit d'Israel. Viu dedicat a una cosa tan poc sagrada com el seu petit negoci de comerciant. Però, quan veu el ferit, no es pregunta si és proïsme o no. Es commou i fa per ell tot el que pot. És a aquest a qui hem d'imitar.Això diu Jesús al mestre de la llei: «Vés, i tu fes igual». A qui imitarem en trobar-nos en el nostre camí amb les víctimes més colpejades per la crisi econòmica dels nostres dies?

 

FAI TI O MESMO

José Antonio Pagola. Traduciu: Xaquín Campo

Para non saír malparado dunha conversación con Xesús, un mestre da lei remata preguntándolle: «E quen é o meu próximo?«. Unha pregunta moi propia de quen só se preocupa de cumprir a lei. Interésalle saber a quen debe amar e a quen pode excluír do seu amor. Non pensa nos sufrimentos da xente.

Xesús, que vive aliviando o sufrimento dos que atopa no seu camiño, rompendo, se fai falta, a lei do sábado ou as normas de pureza, respóndelle cun relato que denuncia de xeito provocativo todo legalismo relixioso que ignore o amor ao necesitado.

No camiño de baixada de Xerusalén a Xericó, un home foi asaltado por uns bandidos. Agredido e despoxado de todo, fica no foxo medio morto, abandonado á súa sorte. Non sabemos quen é. Só, que é un «home». Podería ser calquera de nós. Calquera ser humano abatido pola violencia, a enfermidade, a desgraza ou a desesperanza.

«Por casualidade» aparece polo camiño un sacerdote. O texto indica que é por azar, coma se un home dedicado ao culto nada tivese que ver co dalí. O seu non é baixar ata os feridos que están nas cunetas. O seu lugar é o templo. A súa ocupación, as celebración sagradas. Cando chega á altura do ferido, «veo, dá un rodeo e pasa de longo».

A súa falta de compaixón non é só unha reacción persoal, pois un levita do templo que tamén pasa xunto ao ferido «fai o mesmo». É máis ben unha actitude e un perigo que axexa aos que se dedican ao mundo do sagrado: Viviren lonxe do mundo real onde a xente loita, traballa e sofre.

Cando a relixión non está centrada nun Deus, Amigo da vida e Pai dos que sofren, o culto sagrado pode converterse nunha experiencia que distancia da vida profana, preserva do contacto directo co sufrimento das xentes e fainos camiñar sen reaccionar ante os feridos que vemos nos foxos. Segundo Xesús, non son os homes do culto os que mellor nos poden indicar como temos de tratar aos que sofren, senón as persoas que teñen corazón.

Polo camiño chega un samaritano. Non vén do templo. Non pertence sequera ao pobo elixido de Israel. Vive dedicado a algo tan pouco sagrado como é o seu pequeno negocio de comerciante. Pero, cando ve ao ferido, non se pregunta se é o seu próximo ou non. Conmóvese e fai por el todo o que pode. É a este a quen temos de imitar. Así llo di Xesús ao lexista: «Vai e fai ti o mesmo». A quen imitaremos nós ao atoparnos no noso camiño coas vítimas máis golpeadas pola crise económica dos nosos días?

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

el celibato denostable

EL CELIBATO DENOSTABLE

JOSÉ Mª RIVAS CONDE, CORIMAYO@telefonica.net

MADRID.

 

ECLESALIA, 06/07/10.- Los casos últimamente divulgados, tanto de masivos incumplimientos de la ley del celibato en áreas geográficas determinadas, como, sobre todo, de pederastia entre el clero de varios países, han reavivado, en unos, la oposición a la ley del celibato y, en otros, el celo por el castigo de los culpables. No parece que pueda uno aliarse sin más, ni con unos, ni con otros. Por el riesgo que hay, por un lado, de que la abolición demandada sea valorada como acción presionada por una situación coyuntural y, por el otro, el de seguir alimentado una concepción de la sexualidad, cuando menos poco realista.

Aunque la oposición a la ley se haya reavivado con ocasión de esos quebrantamientos, ni ella ni éstos son ocasionales y exclusivos de nuestra época; ni cabe en modo alguno que las violaciones de una norma sean motivo válido para su exclusión de un ordenamiento jurídico, en este caso el eclesiástico-canónico. Lo único que ellas pueden justificar, de ser frecuentes y serias, es la urgencia de derogar la ley, sólo en el supuesto de tratarse de un precepto del que se puede prescindir y más aun –de ser él eclesial– si resulta que en sí mismo es inválido en orden a la vida eterna. Así lo es sin duda alguna la atadura del celibato, conforme a lo expuesto en mis escritos anteriores “¿No será que en la iglesia no hay autoridad?” (ECLESALIA, 16/10/09) y “El celibato inválido” (ECLESALIA, 04/06/10).

Para asegurarse de que los quebrantamientos del celibato se han dado en todas las épocas y que han sido todo lo numerosos y graves que se dice, basta con asomarse a la ingente multitud de documentos históricos que hablan de ellos, así como de las sanciones reiterativamente decretadas contra los infractores. Aunque también podría remitir a colecciones sistemáticas de muy rancio abolengo, me limito a los documentos oficiales, los cuales incluso han sido invocados y exhibidos, más de una vez, en prueba irrefutable de la permanente solicitud de la iglesia, por atajar los “deslices” sexuales entre el clero de todas las épocas.

Me refiero a los de sínodos diocesanos y regionales, a los conciliares y a los pontificios en su pluralidad de formas: decretales, encíclicas, breves, constituciones apostólicas, instrucciones, etc. Todos ellos son como acta notarial fehaciente. No se puede pensar que faltaran a la verdad; ni menos que se pusieran de acuerdo para hacerlo, habiendo vivido sus autores en lugares y tiempos distanciados y tenido los más un celo extremado en no dar pie a escándalo. Tampoco cabe que en ellos se normara tan reiteradamente por simple afán académico de teorizar, en vez de hacerlo en atención a lo que sucedía y se sabía reiterado y reiterable. Teorizar no es cosa que haga ningún legislador al ejercer su función.

Por no alargarme en demasía, citaré aquí sólo dos documentos testigos de lo más depravado, que –dicho sea de paso– son los únicos que yo conozco; pero que ellos solos bastarían, aunque hubiere alguno más por mí desconocido. Al aducirlos, sólo pretendo evitar que esa excesiva solicitud por evitar un escándalo, más alboroto que inducción a pecado, impida afrontar el problema en su ser verdadero y en sus auténticas dimensiones.

El más remoto de esos documentos es el canon 11 del Concilio Lateranense III (1179), el cual estableció penas con las que sancionar y combatir, no sólo la incontinencia “normal” de los clérigos, sino también los llamados vicios contra naturam, que se daban entre algunos entonces, momento eclesiástico de gran rigor represivo.

El más reciente, la Instrucción del 9 de junio de 1922, en principio sólo para los Ordinarios; pero que luego –al parecer hacia 1937– fue dada a conocer a los profesores de teología moral, advirtiéndoles la conveniencia de que llegara a conocimiento del clero y fuera incorporada a los manuales de la materia, como efectivamente se hizo. Con ella el Santo Oficio trató de atajar aquellos mismos vicios contra naturam y otros actos aberrantes, entre los que expresamente cita el trato sexual «con impúberes de cualquier sexo».

Toda esa historia de frecuentes violaciones del celibato, aunque sólo en ocasiones hayan sido extremas, da lugar a un apremio por abolir la ley, sin parangón con el podría analizarse respecto de otras ataduras, tan derogables y tan inválidas en orden a la salvación eterna como ésta. Pondré un ejemplo de los más claros: la originable de los quebrantos del ayuno previo a la comunión, que muchos de nosotros conocimos de niños: si se cumplía, se comulgaba; y si no, no se hacía. El asunto no pasaba de ahí en el ámbito de lo legal, y sólo podía enturbiarlo uno mismo con algo extrínseco al precepto, como podría ser la retorcida intención de profanar el cuerpo del Señor, tal cual entonces se consideraba que era comulgar sin observar ese ayuno. Sin embargo la violación de la ley del celibato siempre constituye en sí misma, se tenga o no intención de ello, grave lesión al amor que sintetiza la Ley y los Profetas (Mt 7,12); salvo tal vez en casos inadvertidos de los que no quiero hablar aquí, por no apartarme del tema.

La forma más expeditiva que se me ocurre de presentar con claridad esta urgencia de derogación, supuesta como digo la intrínseca invalidez de la ley respecto de la eternidad, es como por comparación. Si consta, como en este caso, que una señal de “tráfico”, puesta en una de las curvas de la carretera de la Vida, advierte de un riesgo inexistente de despeñarse hacia la muerte eterna, y sucede que ella es ocasión de graves y muchos accidentes, no es admisible que no apremie a “los encargados de la seguridad vial” el deber de retirarla de inmediato, aunque la señal fuere tenida por tesoro artístico tradicional de inestimable valor , y aunque no llegaran los accidentes al atropello y a la felonía de la pederastia. De lo contrario, difícilmente se librarían ellos de muy serio reproche, ni de quedar inmersos por completo en responsabilidad subsidiaria. Por supuesto, sin que por ello los conductores resultaran exonerados de su propia culpa por conducir temerariamente; ni libres de la sanción pertinente, ni de la congruente reparación del daño que hubieren podido causar.

La condición de ocasión de múltiples y graves “accidentes”, que afecta a la disciplina celibataria, es motivo cumplido, no sólo para excluirla del ordenamiento canónico; sino además para denostarla y “maldecirla”. Y así lo entendió rápidamente la iglesia persa del siglo V, ante las fornicaciones, adulterios y graves desórdenes que padecía con ocasión de las restricciones clerogámicas vigentes en su demarcación. Tanto, que reunida en el concilio de Beth Edraï (486), reprobó que se impidiera a los clérigos casarse, infamando esta norma como una de “esas «tradiciones nocivas y gastadas» a las que debían poner fin los pastores”.

En consecuencia, ella anuló en su territorio la ley de continencia conyugal –la que había decretado un siglo antes el papa Siricio, como ya dije en mi anterior escrito, para los tres grados del orden sacerdotal de la iglesia universal–, e invocando diversos textos bíblicos en aval suyo, ordenó a sus obispos no imponer esas dos obligaciones a su respetivo clero, al tiempo que autorizaba expresamente el matrimonio a los ordenados célibes, la vida marital a los clérigos casados y casarse de nuevo a los que enviudaran tras la ordenación. Y todo esto lo extendió once años después, en su concilio de Seleucia-Ctesifonte, incluso al “Catholicós”, título que se daba entonces a los patriarcas de las iglesias orientales desmembradas del Patriarcado de Antioquía.

Al no haber podido acudir directamente a las fuentes, sino únicamente a la reseña que hace H. Crouzel en “Sacerdocio y Celibato” (BAC. 1971. Págs. 292-293), no he podido saber si su expresión general, «graves desórdenes», se refiere a los causados sólo por las fornicaciones y los adulterios que menciona, o también por actos sexuales de otra índole. Pero es un dato que no altera el valor ejemplar de la repulsa radical de la iglesia persa de toda restricción clerogámica. Es más, de no haberse dado en ella las perversiones constatadas en la latina, acrecería ese valor, en cuanto que para la decisión “de retirar la señal de tráfico” de falso peligro, le habrían bastado “accidentes” no tan extremadamente graves como algunos de los de occidente.

El contraste entre la inmutabilidad occidental y la prontitud de reacción de la iglesia persa –sólo un siglo frente a dieciséis que ya van corridos y lo que reste–, tal vez pueda deberse, al menos en parte, a una diversa concepción subyacente de la sexualidad. Pero entrar ahora en esto me obligaría a largarme otro tanto. Lo dejo para una próxima ocasión, aunque aquí quede sin aclarar el riesgo de seguir alimentando una concepción inexacta de la sexualidad, al que me referí al principio. Es asunto que puede ayudar a entender las dos reacciones históricas ante los serios y permanentes quebrantamientos de la ley del celibato y, tal vez también, el motivo por el cual resulta ésta ocasión hasta de muy graves “accidentes”.

Fuere así o no, esa sola última realidad histórica parece ya razón suficiente para valorar la disciplina celibataria a la manera de sal desalada, que no sirve para nada, salvo «para ser tirada fuera y ser hollada por los hombres» (Mt 5,13). Ni, desde fuera de todo lo que se nos inculcó de niños –como tanto he repetido– tampoco parece pueda entenderse que se blasone de entrañas de misericordia, cuando se hace alarde de exigencia del castigo de los “accidentados” con ocasión de ella, en vez de retirar esa inútil y funesta “señal de tráfico”, al menos en aplicación de aquello que se nos dijo: “Andad y aprended qué quiere decir «Misericordia quiero, que no sacrificio»” (Mt. 9,13) (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia). 

bienaventuranzas de la sonrisa

BIENAVENTURANZAS DE LA SONRISA

MIGUEL ÁNGEL MESA, arumami@hotmail.com

MADRID.

 

ECLESALIA, 05/07/10.- Felices quienes ofrecen cada mañana una sonrisa a la primera persona que se cruza en su camino.

Felices quienes derrochan sonrisas, pues sólo este exceso podrá vencer la distancia, los muros y las apariencias.

Felices quienes han descubierto que una sonrisa no cuesta prácticamente nada y en cambio  produce frutos imprevisibles.

Felices quienes después de vivir unos malos momentos renueva el ánimo con la sonrisa y la cercanía del amigo.

Felices quienes no piensan en el valor del mercado por cada sonrisa que ofrecen, sino que las reparte a quien la necesita y reconoce su utilidad en el momento que la regala.

Felices quienes se han dado cuenta que una sonrisa es un bálsamo que produce milagros y está indicada contra la tristeza, la apatía, la desesperanza y la dureza de corazón.

Felices quienes saben que una sonrisa ofrece serenidad ante el cansancio de la vida, da nuevo vigor a la persona que la recibe y renueva su ánimo.

Felices quienes han experimentado que repartiendo cada día más sonrisas no se empobrecen, sino que aumenta su felicidad al enriquecer a quienes las reciben. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia). 

 

portadores del evangelio

14 Tiempo ordinario (C) Lucas 10, 1-12.17-20 

PORTADORES DEL EVANGELIO

JOSÉ ANTONIO PAGOLA, vgentza@euskalnet.net

SAN SEBASTIÁN (GUIPUZCOA).

ECLESALIA, 30/06/10.- Lucas recoge en su evangelio un importante discurso de Jesús, dirigido no a los Doce sino a otro grupo numeroso de discípulos a los que envía para que colaboren con él en su proyecto del reino de Dios. Las palabras de Jesús constituyen una especie de carta fundacional donde sus seguidores han de alimentar su tarea evangelizadora. Subrayo algunas líneas maestras.

«Poneos en camino». Aunque lo olvidamos una y otra vez, la Iglesia está marcada por el envío de Jesús. Por eso es peligroso concebirla como una institución fundada para cuidar y desarrollar su propia religión. Responde mejor al deseo original de Jesús la imagen de un movimiento profético que camina por la historia según la lógica del envío: saliendo de sí misma, pensando en los demás, sirviendo al mundo la Buena Noticia de Dios. "La Iglesia no está ahí para ella misma, sino para la humanidad" (Benedicto XVI).

Por eso es hoy tan peligrosa la tentación de replegarnos sobre nuestros propios intereses, nuestro pasado, nuestras adquisiciones doctrinales, nuestras prácticas y costumbres. Más todavía, si lo hacemos endureciendo nuestra relación con el mundo. ¿Qué es una Iglesia rígida, anquilosada, encerrada en sí misma, sin profetas de Jesús ni portadores del Evangelio.

«Cuando entréis en un pueblo... curad a los enfermos y decid: está cerca de vosotros el reino de Dios». Ésta es la gran noticia: Dios está cerca de nosotros animándonos a hacer más humana la vida. Pero no basta afirmar una verdad para que sea atractiva y deseable. Es necesario revisar nuestra actuación: ¿qué es lo que puede llevar hoy a las personas hacia el Evangelio? ¿cómo pueden captar a Dios como algo nuevo y bueno?

Seguramente, nos falta amor al mundo actual y no sabemos llegar al corazón del hombre y la mujer de hoy. No basta predicar sermones desde el altar. Hemos de aprender a escuchar más, acoger, curar la vida de los que sufren... Sólo así encontraremos palabras humildes y buenas que acerquen a ese Jesús cuya ternura insondable nos pone en contacto con Dios, el Padre Bueno de todos,

«Cuando entréis en una casa, decid primero: Paz a esta casa». La Buena Noticia de Jesús se comunica con respeto total, desde una actitud amistosa y fraterna, contagiando paz. Es un error pretender imponerla desde la superioridad, la amenaza o el resentimiento. Es antievangélico tratar sin amor a las personas sólo porque no aceptan nuestro mensaje. Pero, ¿cómo lo aceptarán si no se sienten comprendidos por quienes nos presentamos en nombre de Jesús? (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

 

PORTADORES DO EVANGELHO

José Antonio Pagola. Tradução: Antonio Manuel Álvarez Pérez

Lucas recolhe no seu evangelho um importante discurso de Jesus, dirigido não aos Doze mas a outro grupo numeroso de discípulos que envia para que colaborem com Ele no Seu projecto do reino de Deus. As palavras de Jesus constituem uma espécie de carta fundacional onde os Seus seguidores hão de alimentar a sua tarefa evangelizadora. Realço algumas linhas mestras.

«Ponham-se a caminho». Mesmo que o esqueçamos uma e outra e vez a Igreja está marcada pelo envio de Jesus. Por isso é perigoso concebe-la como uma instituição fundada para cuidar e desenvolver a sua própria religião. Responde melhor ao desejo original de Jesus a imagem de um movimento profético que caminha pela história segundo a lógica do envio: saída de si mesma, pensando nos outros, servindo o mundo a Boa Nova de Deus. "A Igreja não está cá para ela mesmo, mas para a humanidade" (Bento XVI).

Por isso é hoje tão perigosa a tentação de repisarmos sobre os nossos próprios interesses, o nosso passado, as nossas aquisições doutrinais, as nossas práticas e costumes. Mais ainda, se o fazemos endurecendo a nossa relação com o mundo. O que é uma Igreja rígida, anquilosada, encerrada en si mesma, sem profetas de Jesus nem portadores do Evangelho.

«Quando entreis numa terra... curai os doentes e dizei: está próximo de vós o reino de Deus». Esta é a grande notícia: Deus está próximo de nós animando-nos a fazer mais humana a vida. Mas não basta afirmar uma verdade para que seja atractiva e desejável. É necessário rever a nossa actuação: o que é que pode levar hoje as pessoas em direcção ao Evangelho? Como podem captar Deus como algo novo e bom?

Seguramente, falta-nos amor no mundo actual e não sabemos chegar al coração do homem e da mulher de hoje. Não basta predicar sermões desde o altar. Temos de aprender a escutar mais, acolher, curar a vida dos que sofrem... Só assim encontraremos palavras humildes r boas que aproximem a esse Jesus cuja ternura insondável mos põe em contacto com Deus, o Bom Pai de todos.

«Quando entreis numa casa, dizei primeiro: Paz nesta casa». A Boa Nova de Jesus comunica-se com respeito total, desde uma atitude amistosa e fraterna, contagiando paz. É um erro pretender impô-la desde a superioridade, a ameaça ou o ressentimento. É anti-evangélico tratar sem amor as pessoas só porque não aceitam a nossa mensagem. Mas, como o aceitarão se não se sentem compreendidas por aqueles que se apresenta em nome de Jesus?

 

OPERAI DELL’EVANGELO

José Antonio Pagola. Traduzione: Mercedes Cerezo

Luca riprende nel suo evangelo un importante discorso di Gesù, diretto non ai dodici ma a un altro numeroso gruppo di discepoli che invia perché collaborino con lui nel suo progetto del Regno di Dio. Le parole di Gesù costituiscono una specie di carta di fondazione, nella quale i suoi seguaci devono alimentare il loro compito di evangelizzazione. Segnalo alcune linee maestre.

“Andate”. Per quanto spesso lo dimentichiamo, la Chiesa è segnata dall’invio di Gesù. Per questo è pericoloso concepirla come un’istituzione fondata per custodire e sviluppare la propria religione. Risponde meglio al desiderio originale di Gesù l’immagine di un movimento profetico che cammina nella storia secondo la logica dell’invio: uscendo da se stessa, pensando agli altri, portando al mondo la Buona Notizia di Dio. “La Chiesa non è qui per se stessa, ma per l’umanità” (Benedetto XVI).

Per questo oggi è tanto pericolosa la tentazione di ripiegarci sui nostri interessi, sul nostro passato, sulle nostre acquisizioni dottrinali, le nostre pratiche e i nostri costumi. Peggio ancora, se lo facciamo irrigidendo il nostro rapporto con il mondo. Che cosa è una Chiesa rigida, anchilosata, chiusa in se stessa, senza profeti di Gesù né operai dell’Evangelo?

“Quando entrerete in una città… guarite i malati che vi si trovano e dite loro: è vicino a voi il Regno di Dio”. Ecco la grande notizia di Dio: Dio è vicino a noi e ci anima a fare più umana la vita. Ma non basta affermare una verità perché sia affascinante e desiderabile. È necessario rivedere le nostre opere: che cosa può portare oggi le persone verso l’Evangelo? Come possono comprendere Dio come qualcosa di nuovo e di buono?

Sicuramente manchiamo di amore per il nostro mondo e non sappiamo arrivare al cuore della donna e dell’uomo di oggi. Non basta predicare sermoni dall’altare. Dobbiamo imparare ad ascoltare di più, ad accogliere, a curare la vita di quelli che soffrono… Soltanto così, troveremo parole umili e buone che avvicinano a quel Gesù la cui insondabile tenerezza ci pone in contatto con Dio, il Padre Buono di tutti.

“In qualunque casa entriate, prima dite: Pace a questa casa”. La Buona Notizia di Gesù si comunica con un grande rispetto, a partire da un atteggiamento amichevole e fraterno, contagiando pace. È un errore pretendere di imporla con un atteggiamento di superiorità, minaccia o risentimento. È antievangelico trattare senza amore le persone solo perché non accettano il nostro messaggio. Ma come potranno accettarlo se non si sentono compresi da chi si presenta nel nome di Gesù?

 

PORTEURS DE L’EVANGILE

José Antonio Pagola, Traducteur: Carlos Orduna, csv

Luc recueille dans son évangile un important discours de Jésus s’adressant non pas aux Douze mais à un autre groupe nombreux de disciples qu’il envoie afin qu’ils collaborent avec lui au projet du règne de Dieu. Les paroles de Jésus constituent une sorte de charte fondatrice dont les disciples devront se nourrir dans leur mission d’évangélisation. Soulignons-en quelques lignes maîtresses.

“Mettez-vous en route”. Même si nous l’oublions souvent, l’Eglise est marquée par l’envoi de Jésus. C’est pourquoi, il est dangereux de la concevoir comme une institution fondée pour prendre soin de sa propre religion et la développer. Ce qui répond davantage au désir originel de Jésus, c’est l’image d’un mouvement prophétique cheminant à travers l’histoire selon la logique de l’envoi: une Eglise qui sort d’elle-même, qui pense aux autres et qui offre au monde la Bonne Nouvelle de Dieu. «L’Eglise n’est pas là pour elle-même, mais pour l’humanité» (Benoît XVI)

C’est pourquoi, elle si dangereuse aujourd’hui, la tentation de nous replier sur nos propres intérêts, sur notre passé, sur nos acquisitions doctrinales, nos pratiques et nos habitudes. Encore plus dangereuse, si nous le faisons en durcissant nos relations avec le monde. A quoi bon une Eglise rigide, paralysée, renfermée sur elle-même, sans prophètes ni porteurs de l’Evangile ?

“Lorsque vous entrerez dans un village…guérissez les malades et dites : le royaume de Dieu est proche de vous ». C’est là la grande nouvelle : Dieu est proche de nous, nous encourageant à rendre la vie plus humaine. Mais il ne suffit pas d’affirmer une vérité pour la rendre attirante et souhaitable. Il faut revoir aussi notre manière d’agir : Qu’est-ce qui peut attirer aujourd’hui les personnes vers l’Evangile ? Comment peuvent-elles saisir Dieu comme étant quelque chose de neuf et de bon?

Il nous manque sûrement l’amour du monde actuel et nous ne savons pas comment atteindre le coeur de l’homme et de la femme d’aujourd’hui. Il ne suffit pas de prononcer des sermons depuis l’autel. Nous devons apprendre à écouter davantage, à accueillir, à guérir la vie de ceux qui souffrent… C’est seulement ainsi que nous trouverons de bonnes et humbles paroles capables d’approcher les gens de ce Jésus, dont la tendresse insondable nous met en contact avec Dieu, notre Bon Père à tous.

“Lorsque vous entrerez dans une maison, dites d’abord:Paix à cette maison”. C’est avec un respect total, dans une attitude d’amitié et de fraternité et en transmettant la paix, que la Bonne Nouvelle de Jésus doit être communiquée. Ce serait une erreur que de prétendre l’imposer dans une attitude de supériorité, de menace ou de ressentiment. Traiter les personnes sans amour seulement parce qu’elles n’acceptent pas notre message, c’est anti-évangélique. Comment pourraient-elles l’accepter si elles ne se sentent pas comprises par nous, qui nous présentons au nom de Jésus?

 

GOSPEL CARRIERS

José Antonio Pagola. Translator: José Antonio Arroyo

The evangelist Luke has kept in his gospel a speech that Jesus addressed not to his Twelve apostles but to a larger group of disciples that he sent to announce his special project of the kingdom of God. The words that Jesus used constitute a kind of founder’s statement to his disciples that they could follow and implement in their evangelizing tasks. Let us highlight some of those words.

Start off now”, get on the road. Even though we keep forgetting it time and time again, the Church started with Christ’s mission – send off. Hence, there is a danger of imagining the Church as an institution founded to take care of and develop its own religion. It is much more realistic to see the Church in response to Jesus’ original desire to start walking and moving like carriers of the good news: forgetting one’s own welfare and telling others the Good News of God. “The Church is not here for itself, but for humanity.” ( Benedict XVI)

Hence, there is still today the temptation of shutting our selves into our own interests, our own past or doctrinal heritage, our rituals and customs; still worse, if we try to do that by hardening our relationship with the world around us. Of what use is a Church that becomes rigid, old-fashioned, closed on itself without Jesus’ prophets and preachers of the gospel?

Wherever you go into a town where they make you welcome…cure those in it who are sick and say, ‘The kingdom of God is very near to you.” This is the great news: God is near to us, calling us to a more humane life. But it is not enough to announce such good news to make it a reality. We must also change our own actions. What is it today that can bring people closer to the Gospel? How can we announce God’s message as something new and attractive?

Evidently, some of us don’t feel enough love for our world today, and we don’t know how to reach the hearts of modern men and women. It is not enough preaching long sermons from the pulpit. We must learn to listen more, accept and understand the lives of the suffering people today. Only then shall we find the correct and humble words that will bring Jesus to them. It is this Jesus, meek and humble of heart, who takes everyone to God, the Father of us all.

Whatever house you go into, let your first words be, ‘Peace to this house!” The Good News of Jesus must be announced with total respect, with friendly and brotherly gestures, inviting peace. It will be a great mistake if we try to impose it from a position of superiority, resentment or consent. It is totally against the Gospel, withdrawing our love from people just because they do not accept our message. Besides, how can they accept our words if they don’t find themselves understood by those who come in the name of Jesus?

 

EBANJELIOAREN EROALEAK

José Antonio Pagola. Itzultzailea: Dionisio Amundarain

Jesusen hitzaldi inportante bat moldatu du Lukasek, Hamabiei ez baizik ikasle-talde handi bati zuzendua, Jainkoaren erreinuaren egitasmoan bere lankide izateko bidaltzen dituelarik.Jesusen hitzak gutun fundatzaile baten antzeko dira, jarraitzaileek beren zeregin ebanjelizatzailea non elikatu izan dezaten. Hona zenbait ildo nagusi.

«Ekin bideari». Behin eta berriz ahazten dugun arren, Jesusen bidaltzeak markatua da Eliza. Horregatik, gauza arriskutsua da bere erlijioa zaintzeko eta garatzeko Jesusek fundatutako erakundea bailitzan hartzea. Jesusen jatorrizko nahiari hobeto datorkio Elizaren beste irudi hau: historian barna bidaltzearen logikaren arabera bide egiten duen mugimendu profetikotzat hartzea: bere baitatik irtenik, gogoan gainerakoak izanik, munduari Jainkoaren Berri Ona eskainiz. «Eliza ez da beretzat, baizik gizadiarentzat» (Benedikto XVI.a).

Horregatik da hain arriskutsua geure interes propioen inguruan hesitu nahi izatea, geure iraganaren, geure lorpen doktrinalen, geure jardueren eta ohituren inguruan. Are gehiago, hori guztia munduarekiko geure harremanak gogortuz egingo bagenu. Zer izango litzateke Eliza zurrun bat, zaharkitu bat, bere baitan itxia litzatekeen bat, Jesusen profetarik eta Ebanjelioaren eroalerik gabe bat?

«Herri batean sartuko zaretenean… sendatu gaixoak eta esan: hurbil duzue Jainkoaren erreinua». Hauxe da albiste handia: Gugandik hurbil da Jainkoa, geure bizitza gizatarrago egitera eragiten digularik. Baina ez da aski egia bat oihukatzea, erakargarri eta gustagarri bihurtzeko. Alde horretatik, beharrezkoa da geure jarduera berrikus dezagun. Zerk eraman dezake jendea gaur egun Ebanjeliorantz? Nola suma dezake Jainkoa zerbait berri eta on bezala?

Segur aski, egungo mundua egiaz maitatzea falta zaigu, ez dakigu nola iritsi egungo gizon-emakumeen bihotzera. Ez da aski aldaretik hitzaldia egitea. Ikasi beharra dugu gehiago entzuten, onartzen, sufritzen ari den jendearen bizitza sendatzen… Horrela bakarrik aurkituko ditugu hitz apalak eta onak, jendea Jesusengana hurbilarazteko; haren bihozberatasun mugagabeak jarriko gaitu guztiok harremanetan Jainkoarekin, guztion Aita On den harekin.

«Etxe batean sartuko zaretenean, esan lehenik: Bakea etxe honi». Jesusen Berri Ona erabateko errespetuarekin bakarrik komunika daiteke, jarrera adiskidetsu eta haurridezkotik, bakea kutsatuz. Oker handia da goitasunetik ezarri nahi izatea, mehatxuka edo erresuminez. Anti-ebanjelikoa da pertsonari maitasunik gabeko tratua ematea, soilik gure mezua onartzen ez duelako. Baina nolatan onar lezake, baldin eta Jesusen izenean aurkezten garenok bera ez dugula ulertzen sumatzen badu?

 

PORTADORS DE L'EVANGELI

José Antonio Pagola. Traductor: Francesc Bragulat

Lluc recull en el seu evangeli un important discurs de Jesús, adreçat no als Dotze sinó a un altre grup nombrós de deixebles que envia perquè col•laborin amb ell en el seu projecte del regne de Déu. Les paraules de Jesús constitueixen una espècie de carta fundacional amb la que els seus seguidors han d'alimentar la seva tasca evangelitzadora. Subratllo algunes línies mestres.

«Aneu: jo us envio». Encara que ho oblidem una i altra vegada, l'Església està marcada per l'enviament de Jesús. Per això és perillós concebre-la com una institució fundada per tenir cura i desenvolupar la seva pròpia religió. Respon millor al desig original de Jesús la imatge d'un moviment profètic que camina per la història segons la lògica de l'enviament: sortint de si mateixa, pensant en els altres, servint al món la Bona Notícia de Déu. "L'Església no existeix per a ella mateixa, sinó per a la humanitat" (Benet XVI).

Per això avui és tan perillosa la temptació de replegar-se sobre els nostres propis interessos, el nostre passat, les nostres adquisicions doctrinals, les nostres pràctiques i costums. Més encara, si ho fem endurint la nostra relació amb el món. Què és una Església rígida, anquilosada, tancada en si mateixa, sense profetes de Jesús ni portadors de l'Evangeli.

«Si entreu en una població... cureu els malalts que hi hagi i digueu a la gent: El Regne de Déu és a prop vostre». Aquesta és la gran notícia: Déu és a prop de nosaltres animant-nos a fer més humana la vida. Però no n'hi ha prou amb afirmar una veritat perquè sigui atractiva i desitjable. Cal revisar la nostra actuació: què pot portar avui les persones cap a l'Evangeli? Com poden captar Déu com una cosa nova i bona?

Segurament, ens falta amor al món actual i no sabem arribar al cor de l'home i de la dona d'avui. No n'hi ha prou amb predicar sermons des de l'altar. Hem d'aprendre a escoltar més, acollir, curar la vida dels qui pateixen... Només així trobarem paraules humils i bones que apropin aquest Jesús la tendresa insondable del qual ens posa en contacte amb Déu, el Pare Bo de tots.

«Quan entreu en una casa, digueu primer: Pau en aquesta casa». La Bona Notícia de Jesús es comunica amb total respecte, des d'una actitud amistosa i fraterna, encomanant pau. És un error pretendre imposar des de la superioritat, l'amenaça o el ressentiment. És antievangèlic tractar sense amor les persones només perquè no accepten el nostre missatge. Però, com l'acceptaran si no se senten compresos pels qui ens presentem en nom de Jesús?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres