Blogia
ecleSALia del 11/04/07 al 31/07/10

30 de enero

30 de enero

LA PRÁCTICA DE LA JUSTICIA
30 de enero. Aniversario de la muerte de Gandhi. Día de la lucha no-violenta
COMISIÓN DIOCESANA DE JUSTICIA Y PAZ DE TENERIFE
TENERIFE (ISLAS CANARIAS).

ECLESALIA, 30/01/07.- El 30 de enero se conmemora el aniversario del asesinato de Mohandas Gandhi en 1949, precursor de la lucha no-violenta en nuestro tiempo, junto a otros grandes personajes entre ellos Martin Luther King.

Mohandas Gandhi se enfrentó a un imperio mediante la desobediencia civil y la resistencia pasiva, devolviendo a millones de indios su dignidad cuando puso en sus manos el “arma” de la no-violencia, para combatir y derrotar a un enemigo poderosamente armado.

También hoy, en un mundo amenazado por grandes imperios económicos y políticos, “las desigualdades en el acceso a bienes esenciales como la comida, el agua, la casa o la salud; así como, las persistentes desigualdades entre hombre y mujer en el ejercicio de los derechos humanos fundamentales... están en el origen de reivindicaciones violentas y son por tanto una tremenda herida infligida a la paz.” (Benedicto XVI, mensaje en la jornada de la Paz, 1 enero 2007).

"La paz no es la ausencia de tensiones, sino la práctica de la justicia” (Gandhi). Es por tanto imprescindible no confundir no-violencia con pasividad ante la injusticia. La no-violencia es una forma de lucha que presupone el amor al enemigo y el respeto a la vida, pero nunca la cooperación, la indiferencia o el sometimiento al mal. La mayor forma de violencia es la injusticia y, en palabras de Gandhi, cuando no nos oponemos a ella, colaboramos: “la no cooperación con el mal, es un deber tan evidente como la cooperación con el bien”.

No es cierto que la única forma de respuesta ante la injusticia sea la violencia; esto es lo que les interesa que creamos a los que están poderosamente armados. A esta altura de la historia de la humanidad sabemos que “La guerra es siempre un fracaso para la comunidad internacional y una gran perdida para la humanidad” (Benedicto XVI, mensaje en la jornada de la Paz, 1 enero 2007).

Lo que si es cierto es que ante la injusticia siempre tiene que haber una respuesta, salvo que nos convirtamos en cómplices. Pero en esa respuesta tiene que estar ya contenido el germen del resultado que queremos conseguir, de ahí la importancia de la lucha no-violenta, para que a corto o largo plazo no se nos vuelva en contra, tal como ha ocurrido en tantas revoluciones: “El fin está contenido en los medios, como el árbol en la semilla” (Gandhi). Pretender acabar la violencia con más violencia es imposible. Es como querer apagar el fuego… con gasolina.

Nosotros debemos realizar la tarea de trabajar por un mundo más justo, más fraterno y más humano. Un mundo donde el amor sea el primer artículo de las constituciones de todos los pueblos y en la actualidad, la gran revolución pendiente.

A pesar de los desastres e injusticias que vemos a nuestro alrededor y la tiranía de algunos imperios, vivimos un tiempo de esperanza, porque nunca en la historia de la humanidad ha existido tanta conciencia y tantas personas trabajando por cambiar las condiciones y las actuales reglas que nos llevan a la autodestrucción.

En esta fecha que se conmemora el día de la lucha no-violenta, nos volvemos a sumar al grito de tantos hombres y mujeres de toda raza, ideología y creencia que se unen ante un único objetivo “Otro mundo es posible y urgente” y está en nuestras manos empujar para alumbrarlo. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

- - -> Para más información: jp.tenerife@juspax-es.org

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres