Blogia
ecleSALia del 11/04/07 al 31/07/10

disidencia eclesial

‘EL CELIBATO OPCIONAL COMO DISIDENCIA ECLESIAL’
En el “Foro de Debates” de la Universitat de València*
DEMETRIO ORTE, cura obrero, casado, miembro de MOCEOP. 18/10/05
VALENCIA.

ECLESALIA.- Esto es un foro de opinión y debate. Eso me tranquiliza para decir lo que diga sólo como una opinión, la opinión de una persona con una experiencia que la reflexiona y la comparte. Hablo en singular, como persona particular que expresa su pensamiento; pero también en plural, porque formo parte de un colectivo, Moceop (Movimiento pro celibato opcional), que ha ido elaborando una teología de caminantes: de experiencia reflexionada desde la fe. Y ya que hablamos de disidencia, espero que aquí la haya también y no estéis de acuerdo con todo lo que digo.

Celibato, sí; pero opcional

Ante todo quiero hacer la precisión de que no hablo contra el celibato, y menos aún contra personas. El celibato es un estado de vida, que en muchos casos es optado por motivaciones evangélicas no sólo respetables sino también admirables. Yo conozco y aprecio a muchas personas célibes que son para mí un testimonio de vida evangélica, cristiana, entregada a los demás, y de personas que las veo felices en su opción de vida… Así que, ante todo, mis respetos a las personas célibes aquí presentes, y a las ausentes. Espero que nadie se moleste por mis comentarios.

El celibato, como la pobreza evangélica, puede ser un valor sublime. Pero una sublimación exagerada del celibato y de la virginidad ha causado en sectores de la Iglesia un menosprecio del matrimonio, que el fundador del Opus consideraba que era para “la clase de tropa”. En cambio, un amigo mío, para equiparar decía: “total, si el celibato es renunciar a todas las mujeres, y el matrimonio, a todas menos a una, no hay tanta diferencia” (para subsanar el toque machista, aplíquese la misma fórmula respecto al celibato femenino o al matrimonio, también el gay). Evidentemente, ni el celibato ni el matrimonio se pueden definir por lo que tienen de renuncia.

En la moral católica más tradicional ha estado implícito también un menosprecio de la sexualidad, vista obsesivamente como peligro de pecado, hasta el punto de que se decía que en esa materia no había “parvedad de materia”: hasta el más leve pensamiento impuro era pecado grave. Recuperar una visión positiva de la sexualidad, en sus múltiples facetas, es un reto liberador, especialmente dentro de la Iglesia.

Lo que desde Moceop cuestionamos no es el celibato en sí, sino la norma eclesiástica de exigirlo como condición necesaria para el ministerio sacerdotal.

Celibato y ministerio ¿dos en uno?

Aunque se da por sentado que celibato y ministerio han ido unidos, esto no ha sido así siempre. Empezando por el grupo de discípulos de Jesús, y por los Doce Apóstoles, que pueden parecer el origen de la estructura clerical, tampoco eran célibes. Pedro, el primer Papa, era casado (en el evangelio se habla de la suegra de Pedro, Mt 8,14)

En la Iglesia primitiva, en las primeras comunidades, para nada se habla de que los responsables fueran célibes. Recordamos que la carta a Timoteo aconseja: “que el obispo ( o dirigente) tiene que ser intachable, fiel a su mujer, juicioso…; tiene que gobernar bien su propia casa y hacerse obedecer de sus hijos con dignidad. Uno que no sabe gobernar su casa ¿cómo va a cuidar de una asamblea de Dios?... (1Tim 3,1-6); también “los auxiliares sean fieles a su mujer y gobiernen bien a su hijos y sus propias casas…”. Por lo demás, parece común que algunas mujeres, que acogían en sus casas a las comunidades, eran las que las dirigían y presidían. Prisca: 1 Cor 16,19; Ninfa: Col 4,16; Fil 1,3…

En la historia de la Iglesia, no vamos a repasar a fondo, pero hasta el siglo IV no se empezó a plantear restringir la sexualidad de los clérigos, y esto, sólo para cortar los excesos y abusos que se cometían: clérigos con mujeres y concubinas, con numerosos hijos que en casos suponía un malgasto del patrimonio eclesiástico. El famoso Concilio de Elvira, al que tanto se alude como primera norma para exigir el celibato, en realidad fue un concilio local, celebrado el año 300 cerca de la actual Granada, en el que participaron 17 obispos (sólo ellos tenían voto) y 24 presbíteros. Varios concilios locales y regionales (no había el centralismo de Roma que hay ahora) volvieron a insistir en exigir que los clérigos se abstuvieran de sus mujeres y de engendrar hijos. Pero parece que con poco éxito, pues durante varios siglos después se siguen haciendo los mismos llamamientos. El concilio de Letrán, en 1123, ratificó la ley del celibato.

En toda la Edad Media y el Renacimiento (recordemos a nuestro paisanos los Borja), aunque existiera una ley, la práctica era un generalizado incumplimiento. El concilio de Trento, en plena contrarreforma, sentó la más rígida ortodoxia moral y disciplina canónica también para el clero.

Hablamos sólo de la Iglesia Católica, y ni siquiera de toda, pues hay ritos orientales (como el rito maronita), que siendo católicos, sí admiten el matrimonio de sus sacerdotes. Y otras iglesias cristianas, como la ortodoxa, las luteranas y la anglicana. Y no por eso son menos cristianas y a veces tampoco menos clericales.

Pero, bueno. Esto no quiere demostrar nada, sino sólo ser una referencia de que la ley del celibato ministerial es sólo una norma disciplinar; y que lo mismo que se puso, se puede quitar, y no tambalearía para nada la fe, ni la verdad ni el evangelio. Sólo un poco la estructura clerical de la Iglesia especialmente patriarcal y clasista.

Estos días estamos oyendo, con motivo del Sínodo de los Obispos, por un lado el clamor de abordar el tema del celibato opcional; y por otro, la resistencia y cerrazón a querer tratarlo. El mismo Papa Juan Pablo II llegó a decir que es una disciplina que algún día cambiaría, pero que no sería en su Pontificado.

La opcionalidad del celibato, una reivindicación

Cuando hablamos de celibato opcional, como reivindicación, nos referimos en primer lugar a que los curas se puedan casar (si quieren, y “si se quieren”), pero también a que puedan ser ordenados sacerdotes personas casadas (hasta ahora está la posibilidad para diáconos; y recientemente la excepción muy excepcional del padre Evans, convertido de la Iglesia anglicana a la católica, ordenado recientemente en Tenerife).

Y también a que puedan ser ordenadas sacerdotes (o sacerdotisas) mujeres, célibes o casadas: que no sean excluidas por el hecho de ser mujer. Recientemente han sido ordenadas varias, en Canadá y en otros sitios, como una clara trasgresión simbólica, con el claro planteamiento de que una forma de cambiar una ley injusta es transgrediéndola. Es evidente que la discriminación de la mujer en la Iglesia, y en concreto su exclusión de la ordenación ministerial es una injusticia.

Y también a que puedan ser ordenadas sacerdotes personas homosexuales, a las que hasta ahora se les excluye simplemente por serlo, o si se manifiestan o son descubiertos como tales, incluso aunque se comprometan a guardar el celibato como los heterosexuales. Pero el hecho es que los hay, aunque lo nieguen o procuren que no trascienda a la opinión pública. ¿Por qué no reconocerlos y “ordenarlos”?

Moceop lo que no buscamos es una salida falsa, ni de mantener relaciones ocultas, ni de buscar subterfugios jurídicos, como sería pasarse a otro rito que lo permita. Creemos que es cuestión de derechos humanos de las personas, de vivir su afectividad con normalidad; y de sentido común del pueblo cristiano que acepta con naturalidad y no se escandaliza de que su presbítero sea homo o hétero, o se pueda enamorar y casar. Lo que no aceptan es la hipocresía, la mentira o el cinismo.

Una reivindicación “relativa”

Esta reivindicación creemos que es un derecho de personas y una necesidad de comunidades: recordar cuántas comunidades cristianas, por ejemplo en Latinoamérica se ven privadas de la Eucaristía por falta de sacerdotes. Pero es una reivindicación “relativa”, en el sentido de que no es lo más importante. Para muchos sacerdotes casados, porque no pretendemos “volver” al estado clerical, de ser sacerdotes-clero, igual que antes, pero casados. Asimismo, algunas mujeres tienen la aspiración a ser ordenadas y nos parece legítimo y dignas de apoyo; pero otras muchas mujeres no aceptarían una ordenación en este ministerio clerical, tal como hoy está institucionalizado en la Iglesia. Para este viaje no harían falta estas alforjas. Si quieren ejercer un ministerio y ser reconocidas no es precisamente para ser clero, pero en femenino.

La prioridad no es el derecho de unas personas a ser ordenadas, sino el de una comunidad a tener personas que le sirvan; es prioritario el derecho de una comunidad cristiana a celebrar la eucaristía, y muy secundario quién la presida. La cuestión de quién preside la eucaristía no puede ser el árbol que nos tapa el bosque.

Moceop tiene muy claro, en sus objetivos, que lo primero es el Reino de Dios, posibilitado desde nuestro compromiso evangelizador; en un segundo nivel está nuestro compromiso por la renovación eclesial, junto con otros grupos; y específicamente por la desclericalización de los ministerios, reivindicando la no vinculación obligatoria de ningún ministerio a un sexo o estado de vida. Esta prioridad se concreta en que muchos miembros de MOCEOP (y comunidades…) están más comprometidos en causas sociales que eclesiásticas.

Y en sus presupuestos, lo primero que afirma y defiende rotundamente es la dignidad de ser personas, por encima, por tanto de normas, leyes, tradiciones, dogmas, estructuras o prejuicios. Esto se aplica a lo religioso, a la orientación sexual, o a cualquier ideología.

Por qué precisamente el celibato

Moceop; mantenemos el nombre y la reivindicación no porque sea lo que principalmente queremos conseguir, sino porque creemos que cuestionando la norma del celibato obligatorio atinamos a incidir en el puntal que, suprimido, o al menos cuestionado, tambalearía el sistema eclesiástico clerical. En la norma del celibato obligatorio se sustenta la división clasista en la Iglesia entre clero y laicos. La Iglesia se configura así de hecho como una celibatocracia: son sólo hombres y sólo célibes los que realmente deciden y mandan en la Iglesia. El Papa nombra obispo para una diócesis que en muchos casos ni siquiera es la suya. El obispo nombra párrocos o los traslada, en casos, sin contar para nada con la comunidad parroquial. El cura hace y deshace en su parroquia sin tener que rendir cuentas más que a su obispo. ¿Qué democracia es ésta?

Cuestionar el clericalismo, del que el celibato obligatorio es un puntal, conlleva también cuestionar el patriarcalismo y el machismo que hay detrás: en la Iglesia es notoria la misoginia institucional: la mujer es vista como peligro, despreciada como incapaz, marginada y excluida de los ámbitos de decisión, y de pensamiento. Es, eso sí, ensalzada como madre, o como virgen consagrada; pero no incorporada a la estructura de la Iglesia, totalmente masculina.

Otro tanto podemos decir de la patológica homofobia eclesiástica, con el “inri” de la hipocresía y el cinismo. Hablan de respeto a las personas homosexuales, pero nos resuenan las palabras de Jesús: “Lían fardos pesados y los cargan en las espaldas de los demás, mientras ellos no quieren empujarlos ni con un dedo” (Mt 23,4) ¿Por qué se excluye de la ordenación ministerial a las personas que se manifiestan como homosexuales? ¿Hay alguna razón?

Más que una reivindicación

Moceop surgió hace ya más de 25 años, como un movimiento reivindicativo y de apoyo a compañeros que en un determinado momento de su vida se cuestionaron el celibato, pero no se cuestionaban su disponibilidad para el ministerio presbiteral. La dispensa del celibato (pedida en unos casos; en otros, no; concedida en unos casos, en otros, no) conllevaba canónicamente la “reducción al estado laical”. Esa fue una primera paradoja: ¿es “menos” ser laico que ser clero?. Pues dejamos de ser clero. Somos laicos, (somos ”Pueblo de Dios”), volvemos a ser lo que nunca debíamos haber dejado de ser. Ese fue un primer filón de reflexión teológica que nos fue llevando a cuestionar la eclesiología de clero y laicos para ir planteando una eclesiología de comunidad y ministerios, donde no haya la división clasista de que unos son más que otros, sino todos iguales en dignidad (el sacerdocio común de los fieles), y diversos en carismas y ministerios. Es la comunidad cristiana quien estructura los ministerios que necesita y las personas que los pueden ejercer. Por eso Moceop apuesta por la pequeña comunidad cristiana como ámbito más adecuado para un nuevo ministerio desclericalizado. Desde la experiencia de comunidad entendemos la Iglesia como comunidad.

En esa perspectiva, se abre el horizonte de que la Iglesia, y nosotros en ella, hemos de encontrar el núcleo de nuestra fidelidad evangélica sobre todo en la opción por los pobres. De nada sirve que el celibato sea opcional, o que la iglesia se democratice o modernice, si no es para que sea más fiel a su misión evangélica: proclamar la buena noticia a los pobres, la liberación de los oprimidos… (Lc 4,18) y el anuncio del Reino de Dios concretado en signos liberadores. La opción por los pobres es la prueba fundamental de fidelidad evangélica.

Desclericalización

Uno de los aspectos que configura el clericalismo es la profesionalización del ministerio: ejercer el ministerio como una profesión convierte al sacerdote en funcionario de la Iglesia. Ejercer el ministerio como un trabajo profesional convierte la religión en un modus vivendi: vivir de la religión, vivir del altar, lo cual en una sociedad secular, laica, hace de la religión una mercancía más, echando a perder la gratuidad del Evangelio como Buena Noticia.

Ese clericalismo no depende sólo de la actitud de las personas: no es cuestión de que el cura sea más o menos mandón o abierto. Es la estructura misma de la Iglesia la que es clerical: ella hace que el cura, por majo que sea, al final es el cura, y es quien decide. ¿O hay alguna parroquia en la que realmente se hace lo que decida la comunidad parroquial?

En esto, los curas obreros han sido pioneros en vivir el ministerio como un servicio gratuito, desprofesionalizado, encarnándose en un mundo obrero secularizado, con un trabajo profesional civil con el que ganarse la vida y además vivir la fe y un ministerio de encarnación y evangelización. Ser “uno de tantos” es la condición previa para anunciar el evangelio no desde el púlpito sino desde la vida compartida. Con metáfora evangélica, no es en la Jerusalén del Templo y del poder, sino en la Galilea de los gentiles, en la periferia de la marginación, donde escuchamos la llamada de Jesús: “Id a Galilea; allí me veréis” (Mt 28,10).

Curas obreros y curas casados somos en este sentido “primos hermanos”; de hecho, coincidimos en el colectivo de curas obreros un significativo número de curas casados; y en Moceop participan también curas obreros célibes y casados. Ambos colectivos compartimos planteamientos muy similares en muchos temas, y experiencias vitales muy próximas. ¿Por qué a la Iglesia no le ha gustado ni una ni otra opción, y ha propiciado un clero dedicado a lo eclesiástico, dejando sólo para los laicos los compromisos civiles o seculares?

En muchos de nosotros, al dejar el celibato o alcanzar la secularización, empezó un proceso de conversión personal para superar la formación, los prejuicios, los condicionamientos de ser “clero” y para descubrir un nuevo ministerio no clerical.

Cuando hablamos de desclericalización no nos referimos sólo a los curas secularizados. Hay mucho clericalismo también en muchos laicos y laicas que aceptan pasivamente esa división entre clase docente y clase discente, los que dirigen y los que son dirigidos, los pastores y la grey…, aceptando una sumisión, una dependencia y una minoría de edad, que creemos impropias de una comunidad de personas creyentes adultas, de iguales y coorresponsables

El Obispo , poeta y profeta, Pere Casaldáliga tiene un breve poema que dice: “Dios nos libre de seglares con sotana en el espíritu. Dios nos libre de curas sin Espíritu Santo. Dios nos libre de espíritus sin la carne de la vida”.

Las mujeres, protagonistas de primera

En Moceop han tenido un papel muy importante las mujeres. No sólo las mujeres de curas para “desclericalizar” a sus compañeros, sino las mujeres como personas comprometidas con una causa, como protagonistas. Unas son compañeras de curas, otras no. Moceop ha dejado de ser un movimiento de curas casados, para ser un movimiento de renovación eclesial, en el que participan sacerdotes célibes y casados, mujeres compañeras o no de sacerdotes, y personas miembros de comunidades de base. Ha sido ámbito para la participación igualitaria, para la libertad, para la imaginación y la creatividad…Por eso Moceop ha estado íntimamente vinculado con los movimientos de mujeres, dentro y fuera de la Iglesia: dones creients, mujeres y teología, movimiento feminista…

Teresa Cortés al recibir el premio Alandar en nombre de Moceop, el mes de junio, decía: “Nos ha costado mucho desclericalizar a nuestros maridos y ahí hemos estado las mujeres para que tomaran conciencia de que estaban en el mundo y de que el mundo no era el púlpito ni ese ámbito de aislamiento donde meten a muchos curas. Yo quiero agradecer mucho a todas las mujeres que han trabajado en el MOCEOP porque considero que éste es uno de los movimientos más libres que conozco, se atreve a decir lo que piensa, lo que siente, y, sobre todo, se atreve a vivirlo. Se atreve a vivir la igualdad entre hombres y mujeres, se atreve a que una mujer presida la eucaristía, se atreve a que una mujer desarrolle su carisma en el culto”.

La disidencia

Si Moceop se hubiera conformado con la reivindicación puntual del celibato opcional, no habría sido tan incómodo en la Iglesia. Pero al cuestionar la estructura clerical ha sido una disidencia mal vista y no aceptada por la Jerarquía. Y especialmente porque no ha sido una disidencia meramente teórica, sino práctica. Sin pedir permiso al Obispo se ha empezado a funcionar de forma distinta a la permitida. En Moceop siempre hemos pensado que la vida va por delante de las leyes, y, en cristiano, el amor y el evangelio, muy por delante del Derecho Canónico. Hemos preferido hacer camino al andar que esperar a que cambie el Código de Derecho Canónico o venga permiso de Roma para un ministerio diferente. Esa ha sido nuestra experiencia en pequeñas comunidades cristianas, y es la oferta eclesial que hacemos: hacer ya iglesia de otra manera.

Pero esto, no a la ligera, sino “con fundamento”.

-En primer lugar tenemos la referencia a Jesús de Nazaret que fue un disidente con la religión y con el poder establecido: cuestionó una religión sin corazón, sin humanidad; puso por delante a las personas, especialmente a las más marginadas, desobedeciendo si era preciso leyes y normas; denunció la hipocresía de los dirigentes legalistas y se acercó a las personas excluidas y malditas; rompió moldes machistas aceptando a las mujeres en su grupo y haciéndolas las primeras testigas del mundo nuevo inaugurado con su resurrección…

-En el nuevo testamento vemos disidencias entre Pedro y Pablo, entre las comunidades del ambiente judío y las del mundo helénico, entre los carismas y las teologías de Juan, de Santiago o de Pablo.

-Los antiguos Santos Padres ya decían “conviene que haya herejes”, y hubo sus discusiones teológicas entre diferentes concepciones. Toda la historia de la Iglesia es un vaivén de reformas y contrarreformas. Lo lamentable es cuando la Iglesia, para evitar disidencias, establece una ortodoxia tan rígida e intransigente, que acaba siendo contraproducente: ni evita que surjan nuevas disidencias, ni su pretendida ortodoxia acerca más a la verdad del Evangelio.

Nuestra fe no depende del Vaticano

- Hoy día, el Papa advierte desde el inicio de su pontificado de la “dictadura del relativismo”. Si lo contrario de relativismo es absolutismo, y lo contrario de dictadura es democracia o libertad, ¿qué propugna el Papa: la libertad del absolutismo, la democracia del absolutismo? ¿cómo se come eso?

- Creemos que en la estructura actual de la Iglesia, el Papado se ha convertido en una monarquía absoluta, con tal rigidez dogmática que recuerda la nada santa Inquisición de otros tiempos, acompañada de movimientos que se suele llamar neoconservadores, y que a veces parecen más papistas que el papa. Todo eso no evita que haya de hecho una disidencia dentro de la Iglesia, una disidencia consciente y comprometida, pero también un gran desencanto en mucha gente, una desafección, una indiferencia que muestra la no credibilidad de la institución eclesial en muchos ámbitos sociales. Las condenas del laicismo, de la descristianización denotan más su propio miedo a perder sus privilegios y su poder, que una verdadera fe en la capacidad transformadora del Evangelio como buena noticia liberadora.

Aún está reciente la estampa de los funerales del Juan Pablo II y la toma de posesión del nuevo Papa. Ver la Curia con sus ropajes, y ver a los más poderosos de este mundo en el Vaticano es todo un signo de lo que es la Iglesia-Institución hoy. Ver una Iglesia rica, poderosa, arrimada a los poderes de este mundo y encastillada en sus dogmas e instituciones muchas veces anacrónicas, no suscita credibilidad sino perplejidad y escándalo, o rechazo e indiferencia, en muchas personas creyentes y no creyentes. ¿Cómo podemos estar de acuerdo con esa imagen de Iglesia?

- Más en concreto, en la Iglesia española, la disidencia no es sólo un derecho genérico, sino que muchas personas la sentimos como una necesidad de conciencia. Nos duele que sociológicamente e ideológicamente se identifique a la Iglesia con la extrema derecha. Nos duele que los obispos demasiadas veces se definen con posturas sumamente reaccionarias, y bien pocos de ellos disienten abiertamente. Muchos cristianos y cristianas, que nos sentimos de izquierdas, con pluralismo de posturas, hemos expresado nuestra disidencia eclesial con nuestros obispos (Moceop entre otros colectivos), por ejemplo respecto al tema de los matrimonios homosexuales, las clases de religión, la financiación de la Iglesia con los acuerdos con el Estado, la presencia militar en actos religiosos, etc.

Disidencia y coherencia

Entendemos la disidencia no como un simple ir en contra de lo establecido, sino revisarlo críticamente, y, a la luz del Evangelio, buscar lo que sea más coherente. La disidencia es pues una cuestión de coherencia personal y grupal, y una cuestión de fidelidad a lo más profundo de la tradición recibida. Y es también, por qué no decirlo, una forma de amor a la propia Iglesia: porque la queremos nos duelen sus defectos y la queremos mejor de lo que la vemos, y estamos dispuestos a transformarla. Si no, sería más cómodo aceptarla resignadamente como está, o darla por imposible y abandonarla.

La fe no es simplemente una doctrina a seguir fielmente, sino una fidelidad al camino indicado por Jesús. El cristianismo no es una religión con unos dogmas absolutos, unas creencias incuestionables, unas leyes inevitables, una institución divinizada. La Iglesia es una institución que se ha ido conformando durante siglos, con tradiciones recibidas y con aportaciones nuevas. Pero es más que una Institución: es un misterio, es la comunidad de las personas creyentes en Jesús, animada por su Espíritu. Creemos que la fidelidad a la tradición no es conservarla congelada ni anquilosada, sino viva. El respeto a la tradición recibida comporta seguir enriqueciéndola con nuevas aportaciones para transmitirla a quienes vengan detrás, actualizada, que responda a los signos de los tiempos de cada momento histórico.

El Concilio Vaticano II, una referencia importante

El Concilio Vaticano II supuso para la Iglesia un abrir puertas y ventanas, una apertura al mundo y a los signos de los tiempos, y una renovación en la visión que la Iglesia había de tener de sí misma y del mundo. Fue más un “espíritu” que una doctrina o unas normas.

Desgraciadamente, pronto empezaron las reticencias, que luego se convirtieron en freno y luego en marcha atrás. En los años de la transición, el famoso cardenal Tarancón decía que algunos obispos españoles tenían tortícolis de tanto mirar a Roma. Hoy, en algunos, esa tortícolis ha derivado en hemiplejia, pues parece que sólo mueven la parte derecha. Creemos que el pontificado de Juan Pablo II y los antecedentes y los indicios del actual han marcado una involución enorme. Así que nuestra esperanza de que de Roma venga ninguna renovación es mínima, aunque creamos en el Espíritu Santo y en los milagros.

Renovación eclesial, un proceso abierto

Hoy parece paradójico que se formule como progresista reivindicar algo de hace 40 años, con lo que ha cambiado el mundo en este tiempo. Juan XXIII hablaba de “aggiornamento”: puesta al día. Yo creo que la fidelidad al propio espíritu conciliar estaría hoy no tanto en “cumplirlo” ni “recuperarlo”, cuanto en “superarlo”. El día de hoy tiene retos y necesidades diferentes a hace 40 años. Es por eso que ya va surgiendo en ámbitos eclesiales de base la propuesta no tanto de un nuevo concilio (que en estos momentos sería de reafirmación de la restauración dominante), sino de un proceso conciliar, de abrir cauces de reflexión, de opinión, de debate, de participación de todos los sectores eclesiales… que podrían culminar, con tiempo, en un nuevo concilio que se planteara y buscara respuesta a los nuevos signos de los tiempos que hoy interpelan a la Iglesia. Ese proceso lo estamos haciendo ya, por ejemplo con esta reflexión y debate.

La Iglesia necesita este proceso de renovación, en primer lugar por salud propia, para no encerrarse en el búnker de su propia adoración; y para no convertirse en una gigantesca secta, alejada del espíritu del Evangelio de quien llama su fundador. Y en segundo lugar (pero más importante), para estar en condiciones de poder cumplir su misión de anunciar la Buena Noticia del Reino de Dios y comprometerse en irlo construyendo ya, siendo ella misma signo y testimonio de lo que proclama.

Disidencia constructiva

Al mirar hacia atrás y repasar los disparates que se han hecho en la historia, no lo hacemos con ira, sino más bien con un toque de humor y de relativismo. La historia avanza despacio y a trompicones. Antes quemaban a los herejes; luego, sólo quemaban sus libros. Ahora hay otras formas de represión, a veces más sutiles, pero también crueles. Aún así creemos que la libertad avanza con el empuje de muchos (“pero habrá que forzarla para que pueda ser”).

Al futuro preferimos mirar con esperanza no en las probabilidades (que a veces son pocas o pesimistas), sino en el factor sorpresa de que el Espíritu sopla donde quiere, y que Dios a veces escribe recto con renglones torcidos.

Y al mirar el presente, la realidad eclesial general, lo hacemos con un realismo crítico; aceptamos que la realidad es la que es, pero no la aceptamos como definitiva, sino como punto de partida para cambiarla.

La Iglesia es a la vez institución y profetismo. Como ya hay quien se encarga de defender y consolidar la instancia institucional, creemos que a otras personas y grupos nos toca cultivar la instancia profética, y ello conlleva denuncia y anuncio, protesta y propuesta.

Para eso preferimos una postura positiva y constructiva, de hacer lo que creemos y podemos, de encontrar sentido a lo que estamos haciendo más que a los resultados. A veces toca sembrar, no cosechar, y hacer camino al andar.

Eclesialmente, estamos convencidos de que somos Iglesia y hacemos Iglesia: ni nos excluimos ni nos dejamos excluir. Tampoco excluimos ni condenamos, aunque protestemos, critiquemos y denunciemos. No pretendemos imponer nuestro modo de ver, pero tampoco renunciamos a ser lo que somos, y a caber en la Iglesia siendo diferentes. Ofrecemos nuestra experiencia como una aportación al pluralismo y a la comunión eclesial.

El margen, lugar privilegiado

Algunos grupos críticos nos sentimos realmente marginados. Hablo de CCP, Moceop, grupos homosexuales cristianos, Somos Iglesia, incluso curas obreros (y nombro sólo aquellos en los que yo estoy más o menos implicado). Por parte de la jerarquía nos sentimos ninguneados, cuando no excluidos y condenados. No somos clandestinos, no nos ocultamos, ni huimos ni nos salimos. Pero es la Institución la que nos condena a la clandestinidad. Experimentamos la realidad eclesial como un invierno. Lo lamentamos, pero tampoco lo vivimos con resentimiento. El hermano Roger, de Taizé, a quien recordamos con admiración, auguraba una primavera de la Iglesia. Eso es lo que esperamos, cuando pase el invierno. La esperanza es aspirar a lo que no se ve; lo que se ve ya no es objeto de esperanza.

Sintiéndonos tan al margen eclesial, ahí hemos ido encontrando nuestro sitio en la Iglesia: somos marginales; estar en la periferia nos hace sentirnos más cerca de los excluidos, de los que están fuera del sistema. Y ellos son los privilegiados para el Reino de Dios. Ellos nos transparentan a Dios a veces más y mejor que la propia Iglesia, que en vez de ser signo transparente, se hace opaco y tapa lo que debería mostrar.

Frente a la resistencia de la Jerarquía a aceptar nuestros planteamientos y sobre todo nuestra praxis, ha sido sorprendente en cambio, cómo los grupos y comunidades de base, y una buena parte de opinión pública ha ido aceptando con toda naturalidad nuestros planteamientos y experiencias, sin escándalos como algunos agoreros pronosticaban, y con más sentido común que planteamiento teológico. Tampoco nosotros hemos pretendido nunca provocar ni a la Jerarquía con enfrentamientos inútiles, ni a la gente imponiendo planteamientos o prácticas que no estuvieran consensuadas por los grupos o comunidades en que vivimos y que nos conocen y aceptan. Creemos que el avance ha de ser con naturalidad, con respeto, con diálogo, con testimonio y coherencia.

Otra Iglesia es posible y otro mundo es posible

Creemos que la Iglesia no ha de mirarse tanto a sí misma, ni los cristianos encerrarnos en nuestras capillitas. El reto para que la Iglesia se renueve es “descentrarse”: poner el centro fuera de sí: mirar al mundo, descubrir los signos de los tiempos que la interpelan y procurar responder a ellos.

¿Qué signos?

- El primero, el más grave, el insoslayable, es el creciente abismo entre ricos y pobres, entre personas, países, continentes… ricos y pobres. Pero hoy con la conciencia más clara que la riqueza de unos es a costa de la pobreza de otros. Y que el hambre y la muerte prematura y violenta de millones de personas, el desplazamiento y emigración de millones de personas… es responsabilidad de todos. También de la Iglesia.

- Otro signo; la globalización, que en su faceta más neoliberal es dejar manos libres a las multinacionales económicas, por encima incluso de los estados, para hacer y deshacer a su antojo, incluso a costa del expolio de la naturaleza, del empobrecimiento de países enteros, del incumplimiento de los compromisos internacionales (ONU, KYOTO, objetivos del milenio…). Pero puede haber una globalización de la solidaridad: Hacer una familia humana más humana es puro evangelio.

- Otros muchos signos, tal vez menores en tamaño, y esta vez en positivo: el ansia de paz, la mayor sensibilidad ecológica de mucha población, la creciente conciencia solidaria universal, la exigencia de respeto a los derechos humanos; la creciente conciencia de igualdad de las mujeres; la necesidad de la democracia como participación responsable de los pueblos en sus destinos, el respeto a las minorías, el necesario diálogo interreligioso…

Una utopía en el horizonte

Hemos empezado hablando del celibato, y acabamos cuestionando el nuevo orden mundial.

El celibato opcional resulta una pequeña utopía, no por inalcanzable, sino porque abre el horizonte para mucho más. Al final resulta, que lo del celibato opcional casi es lo de menos, pero nos ha servido de motivo para soñar una Iglesia diferente y un mundo más humano. Otro mundo es posible. Otra Iglesia es posible, y necesaria. La prueba de que es posible es que la estamos haciendo ya: muchas personas y comunidades, con muchos defectos, estamos siendo iglesia de otra manera.

Pero el horizonte es mucho más amplio aún. Porque la Iglesia no tiene por fin servirse a sí misma. Aunque consiguiéramos una Iglesia democrática, igualitaria, participativa, ¡y con celibato opcional!…, si no es para que la Iglesia pueda servir mejor a la Causa del Reino, que es la Utopía evangélica de una sociedad más justa, una familia humana más humana… Si la Iglesia no sirve para eso, no sirve para nada.

Al final te das cuenta de que la utopía no está ni siquiera en conseguir lo que quieres, sino que está en el camino mismo. Pero para caminar, hay que soñar con llegar. Como Ulises en su azaroso viaje a Ítaca. “Ítaca t’ha donat el bell viatge, sense ella no hauries sortit. I si la trobes pobra, no és que Ítaca t’hagi enganyat. Savi, com bé t’has fet, sabràs el que volen dir les Ítaques”. O en palabras de Eduardo Galeano: La Utopía, “Ella está allí, en el horizonte. Doy dos pasos, y ella retrocede dos pasos. Avanzo diez pasos, y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo avance, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve entonces la utopía? Para eso sirve… Para caminar“. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

*http://www.uv.es/cultura/c/docs/actdebatescast



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres