Blogia
ecleSALia del 11/04/07 al 31/07/10

riquezas

riquezas

EL SENTIDO DEL ESTUDIO
En la festividad de Santo Tomás de Aquino
JUVENTUD ESTUDIANTE CATÓLICA

ECLESALIA, 29/01/10.- Los miembros de la Juventud Estudiante Católica, al celebrar la fiesta de Sto. Tomás de Aquino, nuestro patrono, queremos manifestar ante la Iglesia y la sociedad española el sentido del estudio que estamos descubriendo y al que aspiramos.

A nuestros compañeros estudiantes les invitamos:

- A trabajar juntos por un ámbito estudiantil participativo, solidario y humanizador en el que vivamos desde el protagonismo y la acción.

- A los que compartís la fe con nosotros, os invitamos a buscar caminos que nos ayuden a unir nuestro ser creyente y estudiante, fe y cultura.

A nuestros profesores les sugerimos:

- Que nos ayuden a caminar por nosotros mismos y nos adentren en un modo de conocer y aprender que nos haga más personas y más maduros.

- Deseamos unas relaciones que sean constructivas, que a ellos les lleven al gozo de enseñar y a nosotros al gozo de aprender.

A la Iglesia le regamos que:

- Que busque en todo proceso y acompañamiento de jóvenes la conexión estudio y Evangelio , de manera que este pueda ser vivido y entendido como una experiencia de fe y de Dios.

- Inicie a la participación y la corresponsabilidad – en el compromiso en el medio escolar- haciendo protagonistas de los procesos a los propios sujetos que los viven.

- Convoque, acompañe y aúne a los cristianos que estamos en medios estudiantiles, especialmente en la universidad, para que seamos verdaderos testigos del resucitado en ella.

A la sociedad española y a todos sus políticos le pedimos que:

- Las personas sean el centro de su quehacer social y político, y lleguen a una verdadera ley de educación consensuada por todos para todas las etapas.

- Avanzar en una educación integral que nos ayude a salir del fracaso escolar que va mucho más allá de las calificaciones, y tiene consecuencias de exclusión y marginación, así como la frustración personal que acaba en desesperación y violencia.

A los espacios estudiantiles, Escuelas, Institutos y Universidades:

- Le insistimos a que realmente se organicen desde la vida y potenciando lo que nos ayuda a crecer como personas en todas las dimensiones. Deseando que nos ayuden a ser protagonistas de nuestro estudio para que lleguemos realmente a aprender, emprender, sorprender, comprender y reprender.

- En las universidades nos preocupa especialmente lo referente al proceso de convergencia europea. No nos gustaría que echáramos el vino nuevo en odres viejos, necesitamos odres nuevos que realmente nos lleven a una pedagogía que sea personal, social, y nos lleve a ser personas insertadas críticamente en medio del mundo. Un aprendizaje integral que nos unifique en una ética de personas que tienen metas e ideales y que no sólo quieren incorporarse al mundo, sino transformarlo para que quepamos todos en dignidad e igualdad, que nos ayude a creer y construir nuestra máxima de que otro mundo es posible.

Apostamos por un sentido universal y católico del estudio:

- Un estudio solidario frente a un estudio individual.

Deseamos un estudio en el que entren los otros, un estudio que lleve al intercambio de descubrimientos de ideas, con un planteamiento de solidaridad, para que nadie se quede atrás. Un estudio en el que antepongamos las necesidades del otro por encima de mis propios deseos, en el que yo me deje afectar por los otros y lleguen a dolernos como parte de nuestra propia realidad, un estudio comunitario, solidario.

- Un estudio indiferente o un estudio crítico.

Queremos realizar un estudio crítico, un estudio contrastado con otras fuentes de saber. Un estudio encarnado, que nos llevará a estar comprometidos con la realidad social, buscando la relación existente entre mis materias y los problemas que encontramos alrededor.

- Un estudio liberador.

Optamos por un estudio que nos ayude a formarnos como personas, un estudio en el que nosotros seamos los protagonista. Queremos un estudio liberador de cara a los demás cuando dejemos que estos nos interpelen y nos duelan.

- Un estudio esperanzado.

En el medio de la crisis, no queremos que nuestro estudio nos lleve a ser agentes de desesperanza, personas conformistas que transmitan que otro mundo (u otro estudio) no es posible. Un estudio esperanzado es aquel que nos hace ver oportunidades en nuestro estudio, sobre todo de cara a trabajar en la transformación de aquello que nos esclaviza.

- Un estudio desde y para el servicio.

Buscamos un estudio que ayude a descubrir donde estamos llamados a realizar nuestra labor personal (vocación), en el que un criterio decisivo sea dónde y cómo vas a poder servir más y mejor a los otros, y todo eso a la vez que tú mismo vas siendo más persona.

Nuestras últimas palabras quieren ser de agradecimiento porque nos sentimos agradecidos por la riqueza del estudio y por todos aquellos que lo hacen posible.

Movidos por la fe queremos culminar nuestro proceso siendo personas maduras, críticas, participativas, comprometidas y universales, es decir. “Universitarios”. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres