Blogia
ecleSALia del 11/04/07 al 31/07/10

del nazareno

del nazareno

EL CAMINO DEL NAZARENO
ÁNGEL ARNAIZ QUINTANA
SAN SALVADOR (EL SALVADOR)

ECLESALIA, 29/11/07.- El País Digital de este jueves 29 de noviembre publica en primera página una fotografía en la que se ve al presidente Hugo Chávez con compañeros de su partido, -por sus camisetas rojas-, subidos en un vehículo descapotable, en medio de una manifestación o algo así, y con un gran póster detrás de ellos en el que se ve el rostro y parte del cuerpo de una figura con el brazo levantado hacia arriba de su cabeza y unas palabras de gran tamaño encima que dicen: "Cristo Primer Revolucionario". Al verlo no he podido evitar revivir los momentos en que me he encontrado en esta Centroamérica del alma con otros carteles o anuncios que decían - dicen -: "Fraternidad Universal de Hombres de Negocios del Evangelio completo" (sic).

Es una experiencia que viene de años, desde los ochenta al menos, cuando varios países de Centro América ardían en revoluciones y contrarrevoluciones. Hoy vuelven a aparecer. Ernesto Cardenal, ese gran poeta, profeta y místico de estas tierras de lagos y volcanes y terremotos ya lo anunció con claridad en su día, hace tiempo: las revoluciones en este trópico de desigualdades exuberantes entre los seres humanos están ahí, como lava de volcanes dispuesta a salir en cualquier momento propicio. Y parece que hoy vienen otra vez, aunque ya sin armas de guerra vomitando fuego, sino con los recursos de la democracia parlamentaria en vivo y en directo.

¿Y qué hace Jesús de Nazaret, el Nazareno, en todo esto? La fuerza religiosa bajo su ámbito cristiano aparece también ahí. Está en los sedimentos populares más sufridos de todos estos años, de décadas anteriores, de siglos de opresión bajo los más diversos aspectos, que encuentran consuelo y esperanza de liberación y también, otros, de evasión de tanta y tan pesada carga como les acaece. Pero parece que está también en los ánimos de las clases medias, que se agrupan buscando un evangelio a la carta conforme a su espiritualidad en esta hora de zozobra para ellas y así aparecen iglesias llamadas cristianas de la más diversa denominación, varias de ellas que se apoyan en el éxito social de sus miembros para garantizar que Dios y el Señor Jesús están con ellos. Y también aparecen los círculos más restringidos donde se nota la influencia que viene del norte, estadounidense, como esos hombres de negocios del evangelio completo que se posesionan así de un instrumento que tranquiliza su conciencia, su trabajo y sus riquezas.

¿Será que las iglesias hemos hecho del seguimiento de Jesús un arca de Noé donde cabemos todos? ¿Cuál es el precio de la amplitud de este arco tan contradictorio?

¿Dónde están hoy los profetas que, como Elías, Amós, Jeremías, Ezequiel y otros, desenmascaran a los falsos profetas, falsos pastores, falsos sacerdotes, falsos/as religiosos/as, laicos/as de esta o aquella confesión, dicen que cristiana, que se sirven del mensaje de Jesús para sus intereses egoístas, para acallar sus conciencias?

En este continente indoamericano tenemos una señal firme y segura de cuál es el camino: es la multitud que nos precedieron con el signo de la fe y sellaron con su sangre y su vida la fidelidad al evangelio de Jesucristo, son nuestros hermanos y hermanas mártires cristianos que han regado el Continente con su testimonio sin fisuras, entre ellos obispos como Angelelli, Gerardi y Oscar Arnulfo Romero entre una multitud que no se puede contar, pues son miles los testigos del camino de la pascua -cruz y resurrección- que no conocemos su nombre pero ahí están, los mártires anónimos del continente indoamericano. Ellos sí nos señalan sin equívocos el camino del Nazareno.

En el día del 29 aniversario de un gran testigo de la fe cristiana en El Salvador, Ernesto Barrera, hermano hasta dar la vida por los trabajadores y los pobres. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres