Blogia
ecleSALia del 11/04/07 al 31/07/10

buena nueva

LA BUENA NOTICIA DE DIOS EN EL SIGLO XXI
Antonio Zugasti

ECLESALIA, 22/12/05.- Por aquellos días salió un edicto del emperador Jorge ordenando que todos los pueblos pobres pagaran el dinero que sus procónsules y virreyes habían recibido de los prestamistas imperiales. En vano suplicaron los pueblos: "Nuestros gobernantes dedicaron la mayor parte del dinero a comprar vuestras armas o lo pusieron a su nombre en vuestros bancos y empresas.
Nosotros apenas recibimos nada, y lo poco que recibimos lo hemos devuelto con creces" "No -respondió el emperador- debéis pagarlo todo y con los intereses que nosotros os pongamos. Y mientras no lo hagáis, debéis permitir que nuestras empresas exploten vuestras riquezas naturales, y seguiréis fielmente las normas que os dicte el FMI."

Entonces sobrevino una gran hambre en todos aquellos pueblos. José era carpintero en una remota región de África. El taller donde trabajaba tuvo que cerrar, pues los muebles los fabricaba más baratos una multinacional con novísimos instrumentos y muy bajos jornales. José se quedó sin trabajo y no encontraba medio de alimentar a su familia. Entonces tomó a su esposa, María, que estaba encinta, y emprendió un largo camino hacia las tierras donde había comida abundante hasta para los perros y leche para los gatos. Allí, donde la televisión mostraba que todos eran felices, tenían suntuosas viviendas, potentes automóviles y se perfumaban con esencias que cautivaban a hombres y mujeres.

Pasando grandes trabajos, lograron alcanzar la orilla del mar y se embarcaron para llegar a los países del norte. Y sucedió que mientras estaban allí, se le cumplieron a María los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo, lo envolvió en una vieja camisa y lo acostó en el fondo de la patera, porque no había sitio para ellos en el barco.

En la playa donde llegaron estaban unos pescadores que remendaban sus redes y se preparaban para la faena. Cuando vieron al niño y a su madre, el Espíritu de Dios los envolvió con su luz, y ofrecieron al niño y a sus padres, ropa seca, leche caliente y refugio en sus sencillas casas.

Por la mañana unos voluntarios de Andalucía Acoge fueron preguntando: "Hemos recibido un mensaje de que ha llegado una patera con un niño recién nacido. Queremos saber dónde está y tratar de ayudarles". La noticia llegó al gobernador de aquellas tierras que airado ordenó a sus guardias buscar a los recién llegados para expulsarlos inmediatamente. Pero los voluntarios recibieron un nuevo mensaje y llegaron hasta donde estaba el niño con sus padres. Entrando, les dieron la bienvenida y les ofrecieron toda su ayuda. Al salir, se decían admirados: "El Señor Todopoderoso nos visita en la pobreza y debilidad de este niño". Y su corazón se llenó de alegría, paz y amor. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres