Blogia
ecleSALia del 11/04/07 al 31/07/10

palabra

palabra

UNA INVITACIÓN A LA PALABRA
CARMEN MARTÍNEZ

ECLESALIA, 09/12/05.- Los días 12-13 de noviembre de 2005, la Asociación de Teólogas Españolas en sus IV Jornadas de Mujer y Teología nos invitaba a crear ese espacio conjunto donde seguir escuchando y dialogado, no sólo a partir de los ecos de tantas palabras alumbradas a lo largo de la historia, sino sobre todo desde la palabra que muchas mujeres siguen hoy pronunciando, en diferentes ámbitos sociales y religiosos, conscientes de la necesidad de liberar palabras retenidas, reducidas muchas veces a la indiferencia y el olvido.

Espiritualidad y empoderamiento ha sido el lema que nos ha servido de marco en estas jornadas a las que Elisa Estévez, presidenta de la ATE, nos daba la bienvenida invitándonos a pronunciar hoy nuestra palabra para reconocernos y capacitarnos como mujeres sabias, comprometidas y solidarias con la realidad histórica que nos ha tocado vivir, sabiéndonos parte de una cadena ininterrumpida en la historia de mujeres que fueron poderosas y creyentes, es decir, que generaron y dieron a luz formas de ser y de actuar que aportaron elementos indudables de re-creación de la noción dominante y la simbología del poder patriarcal [...]

Nos recordó que hablar de empoderamiento es plantearnos, en último término, el problema de la identidad femenina y, por consiguiente, la necesidad de re-significarla no viviendo disociadamente individualidad y feminidad, ni espiritualidad y poder. Es hablar y nombrar, hacer visible y potenciar las luchas por la autonomía de las mujeres. Se trata de deconstruir las identidades patriarcalmente asignadas y revisar incluso las prácticas de re-significación para no quedar atrapadas por la implacable fuerza social de la gravedad que ordena los espacios de género devolviéndonos al lugar que siempre nos atribuyeron.

Se daba paso así a la intervención de Montserrat Boix (Periodista, Creadora de Mujeres en Red/El Periódico Feminista), quien respondiendo a la pregunta: ¿Dónde encontramos las mujeres nuestras fuentes de poder?, señalaba cómo el espacio virtual, que va teniendo cada vez más relevancia en la vida social, es un medio privilegiado para interaccionar y dejar constancia de nuestros textos, reflexiones, ideas, etc., o levantar y unir nuestras voces para paliar y en ocasiones erradicar numerosas situaciones de injusticia a las que siguen sometidas las mujeres. Los distintos frentes abiertos por www.mujeresenred.net son sin duda un estímulo para entrar en ese nuevo orden de realidad que nos ofrece el ciberespacio y acceder a una de las fuentes principales de empoderamiento con las que actualmente contamos. El tema suscitó un interesante debate en el que afianzamos aún más la “utilidad del uso de las nuevas tecnologías y la comunicación alternativa” y fuimos dando nombre a posibles proyectos.

En la segunda parte de la mañana Yaratullah Monturiol (presidenta de la Junta Islámica Catalana), en su intervención sobre Espiritualidad y empoderamiento en las mujeres del Islam, nos mostraba cómo el proceso de liberación de la mujer musulmana se deriva de las propias fuentes textuales y de una adecuada interpretación de las mismas, ya que “el Corán no justifica el patriarcado”. Comenzó su ponencia partiendo del I Congreso de Feminismo Islámico celebrado en Barcelona el pasado mes de octubre, donde se reivindicó “una lectura feminista del Islam” y sesubrayó la necesidad de “abrir las puertas del iytihad (esfuerzo de interpretación), teniendo en cuenta el contexto de las sociedades del siglo XXI”. Lectura e interpretación que ella misma compartió con nosotros/as profundizando en el sentido de algunas de las categorías básicas de esta tradición religiosa. Pudimos disfrutar de un recorrido histórico en el que destacó, partiendo de la relación de Mahoma con las mujeres, la importancia y el aporte de algunas de ellas a la espiritualidad islámica. Finalizó su discurso haciéndose eco de varias de las conclusiones de este Congreso (que podemos encontrar en www.feminismoislamico.org). En el debate se elogió la realización del Congreso, se agradeció a Yaratullah la transmisión tan directa del mismo y su presencia entre nosotros/as. Nos quedamos con uno de los llamamientos de dicho Congreso: que “feministas no musulmanas no acepten como única lectura posible del Islam la de los sectores más machistas y reaccionarios”, ya que “esta práctica dificulta la colaboración entre las mujeres musulmanas que luchan por sus derechos y el movimiento feminista global”. Objetivo que sin duda comenzó a hacerse realidad gracias a la lectura del Islam que Yaratullah nos presentó.

En la sesión de la tarde se propició un espacio para lo “colectivo”. Se ofrecieron cuatro seminarios donde tratamos cuestiones tan sugerentes como: Resistencia y corporeidad (Coordinado por: M. José Torres, Geraldina Céspedes e Inma Eibe), Con velo y con tacones. Mujeres en las tradiciones religiosas (Coordinado por Chini Rueda), Pilar Bellosillo: Memoria Feminista del Vaticano II (Coordinado por: Mary Salas y Teresa Rodríguez) y Simone Weil. Vaciamiento y autoafirmación: Límites al totalitarismo religioso (Coordinado por: Carmen Martínez). El intercambio y el enriquecimiento mutuo marcaron el transcurso de estas sesiones.

A última hora de la tarde tuvo lugar la Asamblea de los miembros de La Asociación de Teólogas Españolas. Un espacio donde dialogar, evaluar y concretar juntas los proyectos de la Asociación de cara al próximo año.

En la mañana del domingo M. José Arana, una teóloga de larga experiencia y compromiso, abordaba desde una perspectiva cristiana la relación entre espiritualidad y empoderamiento. En su ponencia, La espiritualidad cristiana, ¿fuente de empoderamiento para las mujeres?, comenzó analizando el término empoderamiento, su origen y significado, para pasar a señalar numerosos ejemplos de mujeres que a lo largo de la historia del cristianismo nos han mostrado que la hondura de su vivencia espiritual ha sido fuente de empoderamiento y ha generado dinámicas liberadoras para los demás. La vivencia de todas ellas encuentra su razón de ser en la figura de Jesús de Nazaret, en su praxis concreta y en su relación con las mujeres de su tiempo.

Concluíamos las jornadas con un espacio celebrativo: Cuando habla lo que nos habita. Juntas/os experimentábamos que ese espacio habitado sigue movilizando nuestras vidas, juntas/os escuchábamos la Palabra en nuestros silencios y palabras y en sus silencios y palabras, los de quienes nos precedieron en la historia: “De muchas maneras y formas nuestras voces femeninas han habitado este mundo con poder para transformarlo y transformarnos. Ellas, las que nos han precedido en el silencio sonoro de lo invisible, ponen hoy su palabra en nuestras raíces para transformarnos, impulsarnos y nos empoderan con su palabra, sus intuiciones, su itinerario vital”. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

- - -> Para más información: www.asociaciondeteologas.org


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres