Blogia
ecleSALia del 11/04/07 al 31/07/10

razón joven

LAS RAZONES DE LOS JÓVENES

EVARISTO TORREGROSA RODRÍGUEZ, oforco@hotmail.com
ELCHE (ALICANTE).

ECLESALIA, 12/05/05.- Hoy he estado leyendo la encuesta del estudio nº 2.440 del CIS, sobre valores y creencias de los jóvenes de diciembre del 2001. Me ha servido para reafirmarme en algo que ya intuía, y es que los jóvenes pertenecientes a la iglesia se avergüenzan y tienen poca simpatía por su iglesia. Cuando en la encuesta se pregunta sobre la pertenencia a organizaciones o movimientos sociales, los jóvenes declaran que las organizaciones a las que más pertenecen actualmente son las de tipo religioso, solo superadas por las asociaciones de tipo deportivo. Es decir que ni las asociaciones ecologistas, ni las pacifistas, ni las de derechos humanos, ni las feministas, ni los sindicatos, ni muchas otras tienen tantos miembros como las organizaciones religiosas.

Pero por otro lado cuando se pregunta a los jóvenes, que grado de simpatía les merece las diferentes organizaciones, declaran que las asociaciones religiosas son las que menos simpatía les merecen, junto con los partidos políticos.

Este dualismos entre pertenecía y falta de simpatía a las asociaciones religiosas parece reflejar el profundo malestar que los jóvenes tienen hacia su iglesia, a la que pertenecen y aman por ser pueblo de Dios pero critican fuertemente por ser una estructura rígida y jerarquizada.

Cuando a los jóvenes se les pregunta que opinan de la Iglesia Católica, un 12,8% pasan de ella; un 9,7% opina que debería desaparecer; un 63,7% creen que debe adaptarse a los nuevos tiempos y un 10,5 creen que debe permanecer fiel a sus dogmas. Como vemos hay un porcentaje bajo de jóvenes que pasan de la iglesia, y un numero muy alto los que piden que la Iglesia Católica cambie (63,7%). Esto se reafirma cuando se les pregunta a los jóvenes sobre cuestiones morales referente al matrimonio, la igualdad entre hombres y mujeres, la sexualidad, el aborto, la pena de muerte, la eutanasia; en estos temas los jóvenes están mayoritariamente en contra de la postura oficial de la iglesia.

Según el informe “Jóvenes 2000 y religión” editado por la Fundación Santamaría. Los jóvenes le piden a la Iglesia Católica que cambie ya que solo para un 3% la juventud española la iglesia dice cosas importantes para su interpretación del mundo y solo para un 3,3% la iglesia da ideas y valores válidos para orientar la vida. Uno de los autores del estudio de la Fundación Santa María considera que la Iglesia española «va camino de convertirse en una secta». Para Carmona, según refleja el diario abc, una de las causas del alejamiento de la juventud de los patrones católicos se encuentra en «la posición de la Iglesia, cada vez más marginal y enfrentada a la sociedad». «Los jóvenes no se sienten identificados con la institución», subraya el sociólogo, para quien «la Iglesia católica en España va camino de convertirse, en sentido sociológico, en una secta, cualitativa y cuantitativamente, pues frente a la debacle sólo sabe encerrarse en sí misma». Carmona acusó a los jerarcas católicos de negar el diálogo en la Iglesia, y apuntó cómo «los jóvenes no pueden sintonizar con una institución portadora de una cultura tradicional y que no está capacitada para entenderse con la juventud». El informe añade a modo de conclusión que «los jóvenes tienden a construir su Iglesia al margen de la Iglesia oficial, la Iglesia-comunidad frente a la Iglesia-institución». La brecha se observa en algunos aspectos, como el de las relaciones sexuales o el uso de anticonceptivos. Así, el sociólogo Javier Elzo subrayó durante la presentación del informe que «sólo el cinco por ciento de los jóvenes españoles que practican la religión católica siguen la doctrina de la Iglesia sobre la sexualidad».

Haríamos muy bien en escuchar a los jóvenes, que son en edad los más cercanos a los niños, de los que Jesús dijo: “De los que son como ellos es el Reino de Dios”. (Lucas 18,16.)

Por otra parte la jerarquía católica dice que el problema está fuera, en el laicismo dominante, en el individualismo...

En la última charla del Congreso de Apostolado Seglar en Madrid (noviembre 2004). Mons. Stanislaw Rylko presidente del Consejo Pontificio para los Laicos nos dijo que “La cultura dominante de nuestro tiempo ha infiltrado en las mismas instituciones europeas un fuerte prejuicio anticristiano”; y como única critica a la iglesia dijo que: “Por nuestra falta de coraje y por nuestra mediocridad, nosotros los cristianos llegamos a ser cada día más insignificantes e inútiles”; refiriéndose a los bautizados se nos dijo: “Desgraciadamente, hoy, aumenta el número de los cristianos que viven por así decir un cristianismo "anagráfico" o condicional y limitativo. Son aquellos cuyo nombre duerme en el registro de los bautizados y basta. Y son aquellos que a menudo escuchamos decir: "Soy católico, pero...", "Soy creyente, pero...". Frecuentemente nosotros los cristianos corremos tras los dictados de la cultura dominante, imitando los discursos de este mundo y olvidando quiénes somos”.

¿No será que el prejuicio hacia la iglesia ha sido ganado por su postura rígida y poco dialogante? ¿No será que en vez de coraje a los cristianos, lo que le falta a la Iglesia Católica es revisar sus posturas y contenidos incoherentes con los signos de los tiempos? Es muy significativo que se nos responsabilice a los laicos cristianos del rechazo a la iglesia cuando hace solo 40 años no contábamos casi para nada, y es muy curioso que se critique a los bautizados solo de nombre, cuando a casi ningún bautizado se le pidió opinión para ser miembro de la Iglesia Católica.

Yo me confieso pecador, pues soy uno de tantos cristianos a los que les da vergüenza confesarse miembro de una iglesia que prohíbe el uso de preservativos incluso para prevenir el sida, una iglesia que niega a los separados ser felices con otra relación, una iglesia que admite la posibilidad de la pena de muerte, una iglesia que da la comunión a un genocida como Pinochet y pide su indulto, una iglesia que ve en la masturbación pecado y un acto gravemente desordenado, una iglesia que niega a las mujeres el derecho a la vocación sacerdotal, una iglesia que prohíbe a los sacerdotes tener una familia, una iglesia que se considera infalible cuando se ha equivocado tanto a través de la historia.

Dentro de la Iglesia Católica hay mucho bueno, de hecho es la mayor ONG del mundo, hay muchas personas entregados a los demás en nombre de Jesucristo, y desde nuestra iglesia se da sentido a la vida y trascendencia a lo humano; pero lo mejor de la iglesia no está desafortunadamente dentro de la jerarquía católica.

Tampoco entiendo porque la jerarquía eclesiástica es tan alarmista con el tema de la familia, la familia ahora va mejor que nunca porque hay más libertad, más comunicación y se tiene más en cuenta a los hijos; o sea hay mas amor y menos autoritarismo, y los hijos temen menos y quieren más a sus padres y esto es bueno. Según la encuesta del CIS la familia para los jóvenes es muy importante en un 77,8%, bastante importante en un 21,3%, poco importante en un 0,6% y nada importante 0,1%. Esto sin duda asegura la estabilidad de la familia y de esta manera los obispos pueden dejar de luchar para pedir leyes que encorseten a la familia y se puede dedicar más a otras cuestiones, por ejemplo los hambrientos, los sedientos, los pobres, los inmigrantes, los encarcelados... No olvidemos que Jesús de Nazaret le dio más importancia al amor que a las leyes.

Pido a Dios que el Espíritu Santo ilumine al Papa y a los obispos a reconocer sus errores presentes, a ser más dialogantes, a ser más fieles al Espíritu Santo que se manifiesta por todas partes y a discernir los signos de los tiempos en nuestra sociedad de hoy. Eclesalia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres